Archivos de etiquetas: tarta de queso

Tarta Petit Suisse®

18 ago

Toc toc, quién anda ahí? En pleno mes de agosto sé que vais a ser pocos los que veáis la actualización de post, no obstante, para los que ya no estéis de vacaciones, para los que no os habéis ido y sobre todo, para los que como yo este año están exentos de vacaciones, os merecéis una receta que hice hace muy poco y que me gustaría compartir. Resulta idónea para los días que restan de verano, y porqué no, para el resto del año. Su sabor nos hace volver a la infancia por unos segundos y no cansa nada – también decía lo de verano porque en vacaciones las comidas copiosas en familia son abundantes y apetece algo más ligero al paladar, aunque no lo sea realmente-.

El caso es que llevaba ya un tiempo pensando en hacerla, pero entre unas cosas y otras aún no me había lanzado a hacerla. Este verano estoy trabajando y los días que libro o los ratos que tengo los empleo en disfrutar de los rayos de sol, o mejor dicho, de cuando se esconden un poco, que queda muy mal decir esto siendo valenciana, pero me cuesta soportar el calor! No hay quién me entienda! Pero es que el otoño de la terreta es taaaan maravilloso que ya le tengo ganas :)

Vamos a la tarta que se está yendo el sol…

INGREDIENTES

  • 125 G Galletas Digestive – también pueden usarse galletas de chocolate si le queréis dar un toque distinto-
  • 60 g Mantequilla
  • 140g Azúcar
  • 100 g Harina
  • 4 Yemas
  • 4 Claras
  • 8 u Petit Suisse ® (Bueeeno, ahora Danoninos!)
  • 150 g Nata >35% MG
  • Colorante rosa (opcional)

Molde desmontable de unos 24cm

PREPARACIÓN

  1. En primer lugar precalentaremos el horno a 180ºC. Sacamos la mantequilla de la nevera. Engrasamos el molde y reservamos
  2. Trituramos las galletas y mezclamos con la mantequilla que debe estar con textura pomada. Colocamos esta mezcla al fondo del molde, e igualamos para que haya la misma cantidad de base en todo el molde. Metemos en el horno 5 minutos y al retirarlo, reservar.
  3. Mientras, seguimos haciendo nuestra tarta. Se monta la nata y se reserva en la nevera – si hace mucho calor, que fue mi caso-. Se montan las claras a punto de nieve.
  4. Se mezclan los Petit Suisse con el azúcar y a continuación se añaden las yemas una a una. Batimos hasta que esté todo integrado y a continuación añadimos la harina tamizada para que no se formen grumos. Mezclar hasta que se integre la harina. Si vais a poner colorante, hacedlo durante este paso.
  5. Agregamos la nata montada y las claras a punto de nieve, con cuidado, moviendo con una espátula de goma de abajo hacia arriba hasta que se integre.
  6. Volcar la mezcla sobre nuestro molde, donde está la base de galletas, y cocer en el horno durante 30-40 minutos a 180ºC.  A partir de los 25 minutos, comprobad si no mancha en el centro. Cuando ya no lo haga, apagar el horno y mantener la tarta unos 10 minutos en el horno.
  7. Al sacar del horno, pasar un cuchillo alrededor de la tarta para que se desmolde correctamente. Esto lo haremos cuando la tarta esté totalmente fría.

 

IMG_20140815_164948

 

Como habréis visto, sigue un procedimiento similar a muchas tartas de queso. Para que esté en condiciones óptimas es mejor hacerla con más de 8 horas de antelación antes de ser consumida. Y si puede ser el día antes, mejor. Eso sí, resulta difícil esperar, ya que el olor Petit Suisse/Tarta/Crujiente de galleta es algo insoportable, y no porque no me guste, sino por todo lo contrario :(

El tema del colorante es porque al ir añadiendo ingredientes el color rosa del Petit Suisse se va “evaporando”, de esta forma os aseguráis que el corte sea rosa. La cantidad que le pongáis depende de si la queréis rosa-plástico del envase o rosa claro como el postre en sí.

No me calenté demasiado la cabeza con la decoración, y tiene una explicación. Me gusta decorar mis tartas acorde a la situación, público y sabores. El Petit Suisse es consumido, en su gran mayoría, por los niños, así que puse por encima confetti – comestible- de colores (marca Vahiné) y dos banderitas de TIGER que ya tenía ganas de colocar a alguno de mis pasteles.

 

20140815_170155

 

Y por si no os habíais dado cuenta, esta es mi primera entrada con dominio propio! Mi sueño poco a poco se va haciendo realidad y aunque este año me tema que voy a tener mucha faena (esto para otro post :p ) seguiré trabajando para que tengáis Raquel hazme un pastel para rato 😀

 

Tarta de queso Werther’s Original®

4 jun

La época de exámenes CASI ha llegado a su fin y con ello el buen tiempo. Ya estoy deseando aparcar un poco el horno y ponerme manos a la obra con los postres fresquitos y veraniegos. No es que le haga ascos a un buen bizcocho, ya sabéis lo que me encantan, pero en pleno verano lo que menos apetece es añadir aún más calor al ambiente, y más viviendo aquí.

Estos días atrás, me lo he visto mal para hacer algunas elaboraciones por el calor, y eso que acabamos de empezar junio… Ayer en clase fue la segunda parte del examen práctico de pastelería y aunque mantuve el bavarois y el mousse hasta el último momento en el congelador tuve que meterlo varias veces en la nevera antes de presentarlo, de lo contrario habría llegado en su estado inicial o más derretido aún. Lo mismo con la buttercream de un encargo. He tenido que trabajarla de madrugada para que no se deshiciera en el intento. Tampoco la trabajé divinamente, pero me dio margen de maniobra, ya que en vez de quedarse casi líquida en 5 minutos tardaba 20…

Ahora entendéis a que se deben mis ganas locas de hacer repostería refrescante, verdad? Es el precio a pagar por habitar en esta mediterránea ciudad :)

Y como no podía ser de otra manera, el punto medio entre los postres pesados de invierno y los ligeros de verano, una tarta de queso de los famosos Werther’s Original ®

 

werthers2 werther's

 

 

 

 

 

 

INGREDIENTES ( 6 personas- Molde de 15 cm- Y si es desmontable, mejor).

Para la base:

  • 62 g Galletas Digestive
  • 35 g Mantequilla 

Para el relleno:

  • 300 g Queso Philadelphia
  • 75 g Azúcar
  • 110 g Nata para montar (M.G. >35%)
  • Media cucharadita extracto de Vainilla
  • 1 cucharada de sirope de arce
  • 2 Huevos
  • 1 Yema
  • 50 g Caramelos Werther’s Original

Para la cobertura:

La receta en sí ya es bastante dulzona por lo que yo decidí cubrirla con 125 g de sirope de arce calentado en un cazo al que después añadí 2 hojas de gelatina. No obstante, también podéis hacer utilizar lo siguiente:

  • 30 g Mantequilla
  • 50 g Nata 
  • 25 g Caramelos Werther’s

 

ELABORACIÓN

  1. Pesamos todos los ingredientes.
  2. Preparamos la base. Engrasamos el molde y mezclamos la mantequilla derretida con las galletas trituradas. Las vamos adhiriendo a la base y reservamos en el frigorífico.
  3. Precalentamos el horno a 190ºC
  4. Batimos la Philadelphia con el azúcar lentamente y a continuación añadimos la nata con los caramelos ya derretidos.
  5. Añadimos los huevos y la yema de uno en uno. Después, el sirope de arce y la vainilla.
  6. Volcamos la mezcla sobre el molde con la base de galletas ya fría y cocemos en el horno durante 1 hora aproximadamente.
  7. Esperar a que se temple y sin desmoldar, añadir la cobertura del sirope de arce y gelatina que os he propuesto. Si hacéis la otra cobertura, la podéis poner directamente para servir, o para comerosla vosotr@s jeje.

 

10325361_842409349109849_8143930985188892128_n

 

Os la recomiendo fervientemente a los enamorados del toffee y de  estos caramelos. Y a los que no sois tan fans… pues también!

 

 

 

 

 

 

La hice para el Día de la Madre y como estuve ocupada todo el  domingo, no la había fotografiado. Se la iba a enseñar a mi  susodicha, pero se me adelantó, y cuando llegué a la nevera ya se  había comido un trozo… Así es ella! A madre golosa no le gana  nadie jiji.

 

10172843_842409315776519_966988846457556999_n

Y antes de acabar, consejo que os habré dado alguna vez con las tartas de queso… Mejor hacerlas de un día para otro 😉

 

Tarta de queso Vainilla Bourbon

13 sep

Este verano lo he aprovechado bastante bien. No he tenido vacaciones, no obstante, he aprovechado mis días libres mejor que si las hubiera tenido. Que si playa, que si excursiones, que si cenitas inventadas para no parar por casa y un sinfín de etcéteras. Pero bueno, han sido relajantes y completos a la par. Uno de los domingos de agosto tuve visita así que preparé un postre que no fuera demasiado pesado que con la paella y los entrantes ya nos íbamos a quedar más que saciados. Creo que acerté con esta tarta de queso, de la cual me enamoré nada más la vi en el blog Cupcakelosophy. La presentación y las múltiples recetas de su autora son increíbles. Entrad y deleitaros con sus recetas, pero mejor hacerlo con la barriga llena si no queréis morir de gula en el intento. Vaya pinta!

El sabor a vainilla Bourbon se nota ligeramente al final, ya que tiene bastante queso. Una cheesecake nada típica para sorprender a los amantes de este dulce.

INGREDIENTES

Para la tarta de queso:

  • Masa Filo. (Es más fácil de encontrar en supermercados, aunque en Cupcakelosophy utilizan otra).
  • 2 cucharadas de harina
  • 250 g de azúcar
  • 900 g de Philadelphia
  • Una cucharadita de esencia de vainilla
  • Semillas de una vaina de Vainilla Bourbon (LIDL, El Corte Inglés,Carrefour).
  • 4 cucharadas de nata para montar
  • Una cucharada de zumo de limón
  • 3 huevos
  • Una yema
  • Media cucharada de agua
  • Media cucharada de Maizena

Para la crema de arriba:

  • Media cucharadita de esencia de vainilla
  • 16 g de Mascarpone
  • 200 mL de nata para montar muy fría
  • 3 cucharadas soperas de azúcar glas

Además necesitaremos:

  • Un molde desmontable
  • Algo de decoración. Yo opté por los fideos de chocolate, como en la receta original. Para qué cambiar si así estaba tan ideal…!?!?

PREPARACIÓN

  1. Engrasamos el molde desmontable y a continuación lo forramos con la masa filo. Horneamos 15 minutos hasta que esté ligeramente dorada.
  2. Batimos la Philadelphia hasta que esté cremoso. Añadimos el azúcar y batimos durante unos 3 minutos.
  3. Incorporamos los huevos con la yema previamente batidos, las semillas, el zumo, la harina y la nata. Batimos bien hasta que esté todo bien unido.
  4. Deshacemos la Maizena en agua y agregamos a la masa anterior.
  5. Metemos en el horno precalentado a 180ºC durante unos 45 minutos bajando la temperatura a 170ºC una vez metamos la tarta en el horno. Los minutos pueden variar dependiendo si queréis una textura más cremosa o más consistente.
  6. Dejamos enfriar y cuando esté templada taparla con film transparente unas 8 horas.

...Unas horas antes de ser servida, hacemos la crema de arriba:

  1. Montar la nata. Debe estar muuuuuuuuuy fría. Cuando ya esté casi lista, añadir el azúcar, el queso y la vainilla hasta que la nata tenga bastante consistencia.
  2. Aplicamos con espátula sobre la tarta.
Con la crema recién hecha

Con la crema recién hecha

Un consejo buenísimo que no sabía y que me he enterado también por este blog: Lavar previamente con agua caliente el cuchillo con el que se va a cortar la tarta. De esta forma los cortes serán más limpios!

El corte bastante limpio después de este gran truco

El corte bastante limpio después de este gran truco

Voy a seguir pensando en bases de bizcochos para el cumple de mi sobrina, que este mes cumple su primer año de vida y tengo que estar a la altura :)

Pasteles de queso ligeros

23 abr

Aquí estoy de nuevo después de varias semanas… Esta vez con algo más light que en menos de dos semanas se casa mi hermano y me han prohibido el dulce en casa!

Ya iba avisando en post anteriores del poco tiempo que iba a tener este mes. Aunque me parecía algo exagerado, me quedé corta porque está siendo mucho más estresante de lo que pensaba. Eso sí, no podía dejar pasar un día más sin escribir. “RePOSTear” es una de mis grandes aficiones, es MI momento y está muy bien dedicarse de vez en cuando un rato a nosotros mismos. Es un soplo de aire frío que da energia a cualquiera :)

Dicho esto, ahí va mi receta ligera operación boda-bikini!

INGREDIENTES:

  • 225g de Philadelphia
  • 2 yogurts naturales
  • 2 huevos L
  • 15g de maizena
  • 15g de harina
  • Edulcorante al gusto (Yo puse unos 10 sobrecitos= 10g)
  • Opcional: Algún aroma. Yo utilicé uno de cereza casero comprado en CHIC COOKIES.
  • Decoración: Mermeladas, fideos de chocolate, crocanti…

PREPARACIÓN:

  1. Precalentamos el horno a 175ºC
  2. En un bol mezclamos la philadelphia, los yogurts, los huevos, la maizena, la harina , el edulcorante y el aroma si al final le habéis puesto. Batimos todo bien y vertemos en un molde múltiple previamente engrasado (aunque esto dependerá del material. Yo utilicé uno de mini plum-cakes comprado en la tienda CASA que no necesita mantequilla ni nada para que no se pegue).
  3. Metemos en el horno aproximadamente unos 40 minutos vigilándolo bien porque variará el tiempo dependiendo de si el molde es grande o múltiple. Eso sí, si es de silicona mucho mejor.
  4. Dejamos enfriar un poco, desmoldamos y decoramos. Yo hice algunos con mermelada de arándanos + crocanti y los otros con la mermelada de naranja y chocolate que me regaló Yelp Valencia + fideos de chocolate.

Es un postre ideal para después de las comidas si buscáis no sentiros mal, pero sin obviar el toque dulce que necesitamos para afrontar la primavera, que está siendo fuertecita. Y si no decirmelo a mi, que soy hiper alérgica! :p

 

El resultado con los moldes mini plumcakes

El resultado con los moldes mini plumcakes

 

Esto ha sido todo por hoy. Post cortito, pero me doy por satisfecha por ser el mes que es. Prometo venir con fuerza en mayo!!! :)

Tarta de queso fácil- San Valentín

14 feb

San Valentín es una de otras tantas americanadas que El Corte Inglés nos trajo a España. Corazones por todas partes para demostrar a nuestras parejas lo mucho que les queremos. A las grandes superficies les va genial, a nuestros bolsillos no tanto… Sin embargo, soy una romanticona emperdernida y desde que tengo pareja siempre ha tenido su detallito. Eso sí, muy casero, que es más económico y mucho más sentimental.

Este año quería hacerle una bizcocho como el de las tartas de cumpleaños, pero me esperé al último momento y tuve que cambiar de idea. Ayer tenía un resfriado increible y lo más rápido fue ponerme manos a la obra con una tarta de queso fácil. Se puede hacer con los ojos cerrados y se cocina en 40 minutos. Yo le llamaría la tarta increible, por su sabor y por lo sencilla que es. Ayer le añadí un ingrediente más, pepitas de chocolate, aprovechando que la iba a cubrir de mermelada de frambuesa.

Igual os da tiempo a hacer una antes de que acabe el día…

INGREDIENTES:

  • 3 huevos
  • 3 yogurts blancos naturales o de limón
  • 6 cucharadas de azúcar
  • 1 tarrina Philadelphia de 270g
  • 3 cuharadas de harina
  • Un puñadito de pepitas de chocolate (opcional)
  • Mermelada de frambuesa o Chocolate fondant para cubrirla.

PREPARACIÓN:

  1. Se bate todo en ese orden
  2. Se engrasa un molde (tipo plum-cake o cuadrado) y se mete en el horno precalentado a 180ºC durante 35-40min.
  3. Se deja enfriar y se le pone la mermelada o el chocolate previamente fundido. Se le pone la decoración que cada uno prefiera. Yo le puse mermelada de frambuesa de “La vieja fábrica” que para mi gusto es de las mejores, perlas de azúcar color plata y algunos fideos de chocolate.

NOTA: Sin pepitas de chocolate, mermelada, chocolate y derivados está buenísima y fresca para tomarla en cualquier momento del día. Os he dado algunas nociones por si queréis decorarla un poco más, pero como mejor queda es sin nada 😉

La tarta desde arriba

La tarta desde arriba

No digáis que no os lo he puesto a fácil. Animaos a hacerla, yo ya estoy pensando en lo que voy a hacer mañana. A mi cabeza le va a dar un subidón de azúcar!

Que os llenen de amor hoy y siempre <3

Le pegué almendra laminada por los lados

Le pegué almendra laminada por los lados