Archivos de etiquetas: merienda

Torrijas de leche merengada

23 abr

Felices Pascuas!

Llego un poco tarde, pero como dice el refrán nunca es tarde si la dicha es buena. Además, yo este año, hasta que vuelva a tener curro, tengo vacaciones escolares así que para mi, siguen siendo Pascuas hasta el lunes de San Vicente!

Algunos de vosotros ya habréis empezado la operación post-semana Santa o más conocida como “Operación bikini”, pero bueno, aquí estoy yo para volver a engancharos al dulce, aunque sea para un bocado.

El año pasado subí una receta de torrijas de vainilla que me gustó bastante hacer. Solo con añadir un poco de vainilla, obtuvimos un toque de sabor distinto a las que hemos tomado alguna vez (o varias veces, depende de si estáis en una familia cocinitas). Tal fue mi amor por esta receta, que este año he decidido no cambiarla demasiado, optando por la leche merengada. El toque de limón y canela quedó genial, y la verdad es que poco eché de menos las anteriores…

La leche merengada la compré hecha porque no estaba en casa y en la cocina en la que estaba no tengo mucho espacio de maniobra, y más cuando se acerca el mediodía o la hora de la cena. Utilicé la del brick azul de la marca RAM, que venden en Consum y en la mayoría de supermercados. Tuve bastante con 1L y aún así me sobró un poco, pero todo depende de la cantidad de torrijas que queréis que os salgan. A mi con la receta que os voy a poner me salieron unas 20 unidades… Vamos, que nadie se libró de su ración “torrijera”.

La leche merengada que utilicé

La leche merengada que utilicé

 

INGREDIENTES:

  • 20 rebanadas de pan especial para torrijas/pan bombón (También con pan normal, depende de cómo os gusten. Luego explico este punto).
  • Una cucharada de azúcar
  • 1 L de leche merengada
  • 3/4 Huevos
  • Aceite de oliva (500g aprox)
  • Azúcar y canela para espolvorear

PREPARACIÓN:

  1. Cortamos las rebanadas de pan, si no están ya cortadas previamente, de un dedo de grosor.
  2. Vertemos el aceite en una sartén honda y calentamos en el fuego.
  3. Mientras, ponemos la leche merengada en un bol y añadimos una cucharada de azúcar. Introducimos los huevos en un recipiente algo más pequeño que el bol, y batimos.
  4. Cuando el aceite ya esté caliente, empezaremos a freir las torrijas. Cogemos una rebanada, la bañamos en la leche, la pasamos por el huevo y freimos. Haremos esto con todas las rebanadas de pan. (OJO! Es importante que no bañemos en exceso el pan con la leche  ya que sino se reblandecerá y posteriormente, se destruirá haciendo entonces buñuelos de pan en vez de torrijas..) Si mojamos alguna torrija y aún no hay sitio en la sartén para freirla, la reservaremos en un plato antes de pasarla por huevo y freir.
  5. Conforme vayamos sacando las torrijas de la sartén, dejar escurrir en una fuente con papel absorbente. A continuación, espolvorear con azúcar y canela. Esperar a que se enfríen un poco y listas para degustar!

 

torrijas

 

Como ya habéis visto, no son nada complicadas de hacer y están buenísimas. Ya os decía yo un día, que a mi me sabe mejor lo que está hecho de una forma tan rústica y sencilla, que me sabe más auténtico. Con las torrijas igual, aparte que es algo que he tomado de toda la vida.

 

En cuanto a lo del tipo de pan para hacerlas hay varias opciones. Como las torrijas son típicas de esta época, muchas son las panaderías y supermercados que aparte de monas y huevos de pascua, venden pan especial para hacerlas. Es parecido al pan de molde, pero con la miga más dura y con la corteza muy fina. La verdad es que así salen muy tiernas y se impregnan mucho mejor de todo el aroma. No obstante, si queréis aprovechar pan de días anteriores que sabéis que ya no vais a utilizar, también es una muy buena opción, que la vida no está como para tirar comida. Salen muy ricas igual y es una opción rápida y nutritiva para desayunar o merendar.

A mi ya no me quedan así que voy a ver si tengo algún pan por casa que no quiera nadie… :$

 

 

 

torrijasprimerplano

Bizcocho de nata con nueces

10 abr

“La primavera la sangre altera” o eso dicen… Yo creo que lo que altera es la alergia. Los síntomas de que venía cargadita de polen ya los iba notando, pero ahora en plena estación ya los siento y los “requetesiento”.Debido a esto, mi cabeza, mi nariz, mis ojos – y en definitiva- el cuerpo entero han decidido aliarse en mi contra y dejarme con muy poca energía. Pero vamos, que tal y como soy yo, poco pueden conseguir porque aunque pase tardes en casa intentando descansar, mis ganas por meterme en la cocina superan con creces todo lo demás dando lugar a bizcochos como el que os traigo hoy. Muy sencillo y esponjoso hasta decir basta. Las nueces le dan un toque aún más sabroso!

No sabría deciros cuanto dura en su máximo esplendor, antes de acabar la tarde se esfumó..

 

 

bizcocho nata

 

INGREDIENTES para 8 personas:

  •  150 g Azúcar
  • 3 huevos L
  • 200 g Harina
  • 200 mL de Nata (sirve la de cocinar)
  • 1 sobre de Levadura Royal
  • Una pizca de sal
  • 40 g de Nueces

 

  • Molde de 25 cm/ mantequilla para engrasarlo

 

ELABORACIÓN:

  1. Precalentar el horno a 180ºC
  2. Pesar y preparar todos los ingredientes. Tamizar la harina con la levadura y la sal. Engrasar el molde.
  3. Batir los huevos con el azúcar hasta que blanqueen.
  4. Añadir la nata 
  5. Introducir la harina/levadura/sal con cuidado para que no se nos baje el batido anterior y a continuación incorporar las nueces y mover muy poco hasta que estén más o menos repartidas por toda la masa.
  6. Verter la mezcla en el molde, previamente engrasado, y cocer en el horno unos 20-30 minutos.

 

 

Fácil, verdad? Pues no veáis lo bueno que está!!! A mi me supo a gloria y creo que no solo por haberme tirado todo el día en casa…

 

Meriendas así alegran la tarde

Meriendas así alegran la tarde

 

 

Y va, voy a revelaros algo que si no os lo cuento me da algo! En breves, habrá un cambio en Raquel hazme un pastel. Estad atentos! 😉

 

 

 

 

Violet cake

18 feb

Febrero es un mes de todo menos tranquilo. Es corto, pero muy intenso. Media parte de mi familia cumple años este mes al que se le ha unido un nuevo miembro, mi precioso sobrinito. Aún tengo pendiente una tarta para celebrarlo, pero mejor la pospongo un poco, que en los próximos meses no hay tanto cumpleaños y no corremos el riesgo de empalagarnos (tanto).

Hoy os voy a enseñar una receta que le hice a mi abuela en su 89º cumpleaños. Quería estrenar mi nuevo aroma de violetas que compré en María Lunarillos y utilizar el frosting de Oreo + glaseado de chocolate que me había sobrado de las tartas de San Valentín. A mi abuela nunca le parece nada suficientemente dulce, pero quería probar suerte y ver su reacción al ver una tarta morada. La verdad es que el color ni lo mencionó, pero lo de “Qué buena está, pero no está dulce”, como no, no falló. Yo os animo a que la probéis ya que es sencillo, pero muy original al tener ese aroma.

Allá voy…

INGREDIENTES del bizcocho

●250 g Harina
●250g Azúcar
●250g Mantequilla
●5 huevos
●2 cucharaditas de levadura Royal
●8 gotas de aroma de violetas (o al gusto)
● Colorante en pasta de color morado

INGREDIENTES Frosting de Oreo
●5 galletas Oreo
●200 g Azúcar glas
●80 g Philadelphia
●60 g Mantequilla
●35 g interior de las Oreo (la “crema” blanca)
●1 cucharadita de esencia de vainilla

ELABORACIÓN
1. Engrasar y enharinar el molde.
2. Preparar y pesar los ingredientes. Precalentar el horno a 180ºC.
3. Derretir la mantequilla ligeramente si no la tenemos a temperatura ambiente. Mezclar con el azúcar e ir añadiendo los huevos uno a uno.
4. Añadir la harina y levadura tamizadas.
5. Agregar el aroma de violetas y a continuación el colorante hasta obtener el color deseado. Mejor que pongáis de más ya que aunque en la masa quede muy intenso, durante la cocción pierde bastante color.
6. Cocer en el horno durante 50 minutos.

Mientras está en el horno haremos el FROSTING DE OREO:
1. Separar la crema de las galletas Oreo. Triturar las galletas y reservar la crema junto a la otra que ya tenemos preparada.
2. Batir la mantequilla a temperatura ambiente junto con la crema de las Oreo y el Philadelphia hasta obtener una mezcla cremosa.
3. Añadir las galletas trituradas y la esencia de vainilla. A continuación agregar el azúcar glas y mezclar hasta que esté todo bien integrado.

Una vez se saque el bizcocho del horno dejar enfriar en una rejilla. A continuación reservar en el frigorífico tapado con film transparente ( unos 30min).
Pasado este tiempo lo sacaremos de la nevera y lo cortaremos por la mitad, con un cuchillo de sierra.
Con la ayuda de una espátula rellenar el bizcocho con el frosting de oreo. Reservar en el frigorífico antes de cubrir la tarta con el glaseado que deseemos.

El frosting y la cubierta se pueden hacer al gusto de cada uno. Yo arriesgué poniéndole oreo-chocolate y la verdad es que me encantó la combinación con las violetas.

Este aroma lo podéis encontrar en la mayoría de tiendas de repostería creativa u online en tiendas especializadas que es donde lo compro yo.

image

Sólo tengo una foto de la tarta porque no me dio tiempo a hacer más. Lo volveré a hacer y las cuelgo. De momento me voy a terminar la tarta de mañana.  Este febrero…

Kanelbullar…

29 ene

… O lo que es lo mismo, bollos de canela. Ya conocisteis mi amor por los Cinnamon Rolls hace ya algunos post. Pues bien, estos no saben igual que los anteriores, pero tampoco tienen nada que envidiarles ya que además de ser más rápidos de hacer, quedan mucho más tiernos y me atrevo a decir que incluso son más adictivos -parecía imposible, pero estos volaron antes que los otros y eso que salieron muchas más piezas- así que voy a compartir la receta para que me contéis en qué notáis la diferencia respecto a los anteriores.

Kanelbullar

INGREDIENTES

Para la masa:

  • 300 mL  leche entera
  • 125 g  mantequilla
  • 1 huevo
  • 1 sobre de levadura de panadero 
  • 100 g azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de cardamomo molido
  • 750g de harina

Para el relleno:

  • 2 cucharadas -bien cumplidas- de canela
  • 50 g azúcar
  • 100 g mantequilla

Para el glaseado:

  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de agua
  • Azúcar

ELABORACIÓN

  1. Primero preparamos la masa, para ello calentamos la leche ligeramente y deshacemos la levadura en ella. Derretimos también la mantequilla y la añadimos a la mezcla anterior. Incorporamos el resto de ingredientes y amasamos hasta conseguir una masa homogénea y elástica, que no se nos pegue a las manos. Dejamos reposar unos 25 minutos aproximadamente.
  2. Mientras vamos preparando los ingredientes del relleno. Mezclamos la canela con el azúcar y mantenemos la mantequilla a temperatura ambiente para que esté lista en el momento que vayamos a usarla. Si por entonces aún sigue demasiado dura, meter en el microondas durante poco menos de un minuto en modo descongelación.
  3. Transcurridos 25 minutos: Por un lado, precalentamos el horno a 220ºC y por otro, situamos la masa sobre la mesa, que debe estar muy limpia y previamente enharinada, y la estiramos dejando un rectángulo de unos 3 mm de grosor. Extendemos la mantequilla por toda la masa y espolvoreamos con el azúcar y la canela. Empezamos a enrollar la masa por uno de los extremos más estrechos (Intentad prensar bien la masa para que los bollos queden más tiernos). Cortamos piezas de un poco más de un dedo de grosor.

    Hay que cortarlos con un poco menos de grosor que en la foto

    Hay que cortarlos con un poco menos de grosor que en la foto

  4. Las vamos situando sobre una lata de horno,en la que previamente habremos puesto una hoja de papel vegetal. Pintamos con el glaseado y metemos en el horno durante 10 minutos aproximadamente o cuando vemos que ya están dorados.

Aquí os dejo algunas fotos que hice después de haber probado uno de los bollitos. Me costó bastante controlarme mientras les sacaba guapos, porque vaya olor recién salidos del horno… Aún lo recuerdo. Mmmm… Qué no los haré esta semana también?

Primer plano

Primer plano

kanelbullar

Aprovecho también esta entrada para comentaros una novedad. Desde hoy, Raquel hazme un pastel colabora con Phileas Fork. Un blog que os apasionará desde el minuto uno, seáis cocinitas o no. La multitud de platos que Jose os muestra hará que aparte de salivar constantemente, podáis viajar por todo el mundo a través de sus recetas. Es muy interesante y seguro que se convierte en uno de vuestros blogs de referencia!

Magdalenas de calabaza

3 ene

… O como queráis llamarlas, ya que he aprovechado para utilizar el molde de mini bundt cakes que me compré en Noviembre. No podía aguantar un mes más sin utilizarlo y la verdad es que el resultado es gracioso. Sigue gustándome más el formato magdalena, pero bueno, así cambio, que si no siempre es lo mismo y la repostería tiene que ser algo divertido y no monótono!

No sé si os había dicho ya lo que me encanta la calabaza, supongo que sí porque es el ingrediente estrella en otoño. Vale, ya no es otoño, pero siguen estando en su máximo esplendor. Hace unas semanas asé una para utilizarla en mis próximas recetas y por poco me quedo sin una cosa y sin la otra porque una vez que empiezo con la calabaza asada es un no parar. Al parecer esta adicción es genética porque a las mujeres de la familia, menos a mi hermana, nos vuelve locas. Pero mira, mejor tener este vicio que otros más perjudiciales…

El caso es que hoy me he levantado pensando en un bizcocho o en unas magdalenas calentitas, y como hoy tenía tiempo y puré de calabaza en el congelador, me he puesto manos a la obra.

INGREDIENTES

  • 220 g de harina
  • 60 mL de buttermilk 
  • 60 g azúcar
  • 40 g azúcar moreno
  • 200 g  de puré de calabaza
  • 1/2 cucharadita de aroma de vainilla
  • 2 huevos
  • 120 g mantequilla derretida
  • 60 g de nueces trituradas
  • 2 cucharaditas levadura Royal
  • 1/4 de cucharadita de bicarbonato sódico
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita rasa de canela
  • 1/4 de cucharadita de jengibre en polvo

También necesitaréis:

  • Un molde múltiple de magdalenas/muffins de 12 unidades.
  • Pipas de calabaza
  • Mantequilla para engrasar el molde

PREPARACIÓN:

  1. Precalentamos el horno a 200ºC
  2. Engrasamos el molde en el caso de que no vayáis a poner cápsulas y pesamos todos los ingredientes
  3. Mezclamos la harina, los azúcares, la levadura, la sal, el bicarbonato y las especias. Reservamos
  4. Por otra parte batimos los huevos, la mantequilla previamente derretida, el extracto de vainilla, el buttermilk y el puré de calabaza.
  5. Añadimos los ingredientes secos a estos y mezclamos bien. A continuación, introducimos también las nueces.
  6. Vamos rellenando el molde con ayuda de una cuchara. No llenéis hasta arriba, tres cuartas partes. Si tenéis una cuchara de helado os será algo más sencillo.
  7. Ponemos algunas pipas por encima de las magdalenas antes de meter al horno. Las dejaremos unos 20 minutos y comprobaremos con un palillo que ya no manche.
  8. Dejamos enfriar dentro del molde, unos 10 minutos, y listas para desayunar/merendar/picar etc etc!Primerplanomagda

Parece complicada por llevar bastantes ingredientes, pero no es así. La receta de la buttermilk la tenéis en uno de mis post, al que podéis acceder a través de terminología, en la pestaña superior.

Utilizando todos mis moldes...

Utilizando todos mis moldes…

Por otra parte, el puré de calabaza, se puede obtener mediante dos formas. Una es hirviéndola y otra asándola. Hay que quitar las pipas y los hilillos que se forman alrededor de éstas. Una vez hervida o asada, se hace un puré con la calabaza y se deja escurrir toda la noche para que suelte todo el agua que contiene. Si no realizamos este paso, el resultado posterior en cualquiera de las recetas que hagamos no será el deseado. Podéis congelarlo en bolsas de unos 200 g y así podéis disponer de este puré en cuanto lo necesitéis. Es una forma muy cómoda para que no se nos estropee.

Así queda por dentro

Así queda por dentro

20140103_152722

Aún queda alguna en la cocina, así que estáis invitados 😉