Archivos de etiquetas: dulces tradicionales

Quedar como un Rey Mago III: Turrón de Nutella

17 dic

Habéis visto alguna sobremesa navideña sin turrón? Es más típico, en estas fechas, que jugar a la lotería, dar y recibir regalos, adornar casas y negocios… Una Navidad sin turrón no es viable. Es un hecho.

De yema, Jijona, Alicante, guirlache, praliné… Algunos los prefieren clásicos, otros se decantan por los que se han inventado estos últimos años. No obstante. hay uno que no falta NUNCA, el de chocolate. Ese no lo perdona nadie y si no el 7 de Enero, acercaos a la despensa y me contáis. Se va con la Navidad!

El otro día hicimos en clase este que os voy a contar hoy. Lo peor, que ya no vais a tener la excusa de tomarlo sólo en Fiestas; es tan sencillo que lo de dejar el turrón sólo para Navidad va a ser un imposible, y si no, al tiempo 😉

 

 

 

10846399_975738412443608_7313376994331330651_n

INGREDIENTES (Para una tableta rectangular tamaño turrón estándar)

  • 170 g Nutella
  • 350 g Chocolate con leche
  • Arroz inflado (y/o si preferís también frutos secos)

Y además necesitamos…

  • Molde Plumcake (si es de silicona se desmoldará mucho mejor)
  • Papel sulfurizado (si es de otro material lo necesitaréis para desmoldarlo)

ELABORACIÓN

  1. Fundimos el chocolate con leche al baño María y atemperamos* hasta que alcance 35 ºC ( hasta que esté templado)
  2. Añadimos la Nutella y mezclamos.
  3. Vertemos un poco de la mezcla de chocolates en el molde. Añadimos arroz inflado, generosamente, y volvemos a poner chocolate.
  4. Movemos un poco el molde para que se integre todo bien y si queréis, volvéis a poner un poco más de arroz.
  5. Dejaos enfriar y desmoldamos con cuidado.

* Se hace moviendo el chocolate constantemente y así lo vamos enfriando.

Ya está! No os parece una tortura que algo tan sumamente delicioso esté tan al alcance? Bueno, en Navidad se permite todo…

Podéis sustituirlo por Nocilla o por cualquier crema de cacao no comercial, pero personalmente y con total sinceridad os diré que mejor con Nutella, está especial.

 

Podéis contemplarlo también como detalle empaquetándolo con un papel metalizado. Seguro que acertáis!

 

Torrijas de leche merengada

23 abr

Felices Pascuas!

Llego un poco tarde, pero como dice el refrán nunca es tarde si la dicha es buena. Además, yo este año, hasta que vuelva a tener curro, tengo vacaciones escolares así que para mi, siguen siendo Pascuas hasta el lunes de San Vicente!

Algunos de vosotros ya habréis empezado la operación post-semana Santa o más conocida como “Operación bikini”, pero bueno, aquí estoy yo para volver a engancharos al dulce, aunque sea para un bocado.

El año pasado subí una receta de torrijas de vainilla que me gustó bastante hacer. Solo con añadir un poco de vainilla, obtuvimos un toque de sabor distinto a las que hemos tomado alguna vez (o varias veces, depende de si estáis en una familia cocinitas). Tal fue mi amor por esta receta, que este año he decidido no cambiarla demasiado, optando por la leche merengada. El toque de limón y canela quedó genial, y la verdad es que poco eché de menos las anteriores…

La leche merengada la compré hecha porque no estaba en casa y en la cocina en la que estaba no tengo mucho espacio de maniobra, y más cuando se acerca el mediodía o la hora de la cena. Utilicé la del brick azul de la marca RAM, que venden en Consum y en la mayoría de supermercados. Tuve bastante con 1L y aún así me sobró un poco, pero todo depende de la cantidad de torrijas que queréis que os salgan. A mi con la receta que os voy a poner me salieron unas 20 unidades… Vamos, que nadie se libró de su ración “torrijera”.

La leche merengada que utilicé

La leche merengada que utilicé

 

INGREDIENTES:

  • 20 rebanadas de pan especial para torrijas/pan bombón (También con pan normal, depende de cómo os gusten. Luego explico este punto).
  • Una cucharada de azúcar
  • 1 L de leche merengada
  • 3/4 Huevos
  • Aceite de oliva (500g aprox)
  • Azúcar y canela para espolvorear

PREPARACIÓN:

  1. Cortamos las rebanadas de pan, si no están ya cortadas previamente, de un dedo de grosor.
  2. Vertemos el aceite en una sartén honda y calentamos en el fuego.
  3. Mientras, ponemos la leche merengada en un bol y añadimos una cucharada de azúcar. Introducimos los huevos en un recipiente algo más pequeño que el bol, y batimos.
  4. Cuando el aceite ya esté caliente, empezaremos a freir las torrijas. Cogemos una rebanada, la bañamos en la leche, la pasamos por el huevo y freimos. Haremos esto con todas las rebanadas de pan. (OJO! Es importante que no bañemos en exceso el pan con la leche  ya que sino se reblandecerá y posteriormente, se destruirá haciendo entonces buñuelos de pan en vez de torrijas..) Si mojamos alguna torrija y aún no hay sitio en la sartén para freirla, la reservaremos en un plato antes de pasarla por huevo y freir.
  5. Conforme vayamos sacando las torrijas de la sartén, dejar escurrir en una fuente con papel absorbente. A continuación, espolvorear con azúcar y canela. Esperar a que se enfríen un poco y listas para degustar!

 

torrijas

 

Como ya habéis visto, no son nada complicadas de hacer y están buenísimas. Ya os decía yo un día, que a mi me sabe mejor lo que está hecho de una forma tan rústica y sencilla, que me sabe más auténtico. Con las torrijas igual, aparte que es algo que he tomado de toda la vida.

 

En cuanto a lo del tipo de pan para hacerlas hay varias opciones. Como las torrijas son típicas de esta época, muchas son las panaderías y supermercados que aparte de monas y huevos de pascua, venden pan especial para hacerlas. Es parecido al pan de molde, pero con la miga más dura y con la corteza muy fina. La verdad es que así salen muy tiernas y se impregnan mucho mejor de todo el aroma. No obstante, si queréis aprovechar pan de días anteriores que sabéis que ya no vais a utilizar, también es una muy buena opción, que la vida no está como para tirar comida. Salen muy ricas igual y es una opción rápida y nutritiva para desayunar o merendar.

A mi ya no me quedan así que voy a ver si tengo algún pan por casa que no quiera nadie… :$

 

 

 

torrijasprimerplano

Roscón de Reyes

2 ene

Primero de todo… FELIZ AÑO!!!

Espero que terminarais el año muy bien y lo comenzarais mejor aún :)

Hoy además tenemos algo más que celebrar, el origen de Raquel hazme un pastel; sí, yo homenajeo todo y así me invento un plan o postre para festejar :). Volvíamos de pasar una accidentada Nochevieja en la Puerta del Sol y en el coche surgió la idea en la que derivó después el blog!

Pondría una receta más festiva, pero ya estamos a 2 de Enero y lo que toca ahora es preparar los ingredientes para el famoso Roscón de Reyes. Lo he hecho de dos formas distintas, pero me quedo con la versión de Webos fritos, que gustó mucho en la comida de Reyes del año pasado. En mi familia no somos muy fans de la fruta confitada, y por extensión del roscón al parecernos demasiado seco. No obstante, este no tiene nada que ver con algunos que venden en algunos supermercados y hemos pasado de rechazarlo a esperar el día de Reyes con ganas, y no sólo por los regalos…

Seguid estos pasos y ya veréis cómo a partir del día 6 me dais la razón!

INGREDIENTES

Masa madre:

  • 70 g Leche
  • 10 g Levadura fresca
  • 130 g Harina de fuerza
  • 1 cucharadita de azúcar

Masa del roscón:

  • 60 g leche
  • 2 huevos
  • 70 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 450 g harina de fuerza
  • 20 g levadura fresca
  • 2 cucharadas de aroma de azahar
  • Una pizca de sal
  • 120 g de azúcar glas
  • Ralladura de una naranja
  • Ralladura de medio limón

Decoración:

  • Un huevo batido
  • Azúcar humedecido con unas gotas de agua
  • Frutas confitadas al gusto
  • Almendras laminadas (opcional)

PREPARACIÓN:

Masa madre:

  1. Deshacemos la levadura en leche templada. Mezclamos con los demás ingredientes y formamos una bola.
  2. La ponemos en un bol con agua tibia. Esperamos a que flote, unos 10 minutos aproximadamente, para que pueda ser utilizada en la masa principal.

Masa del roscón:

  1. Desmenuzamos la levadura en leche templada y tamizamos la harina.
  2. Hacemos un volcán para mezclar los ingredientes. Para ello, pondremos la harina encima de la mesa de trabajo y haremos un agujero en el centro con el puño. Incorporamos los ingredientes en el centro con cuidado de que no se nos destruya el volcán.                                                                                                                              
  3. Si os parece más sencillo, podéis poner la harina en un bol e incorporar los demás ingredientes intentando amasar de fuera hacia dentro. También incorporaremos la masa madre a esta mezcla de ingredientes.
  4. Ponemos esta mezcla sobre la mesa de trabajo en la que previamente habremos puesto un poco de aceite, al igual que en nuestras manos. Amasamos de fuera hacia dentro.
  5. Cuando nuestra masa ya esté homogénea y elástica, hacemos una bola y colocamos en un bol tapado con film transparente. Esperaremos a que doble su volumen durante unas 5 horas, mínimo. Dejaremos este bol en un lugar alejado de corrientes de aire. Si os sirve, yo la dejo dentro del horno apagado.
  6. Una vez haya aumentado su tamaño, dividimos la masa en dos y les damos forma de bola (También se puede hacer una bola grande si se prefiere solo un roscón grande en vez de dos medianos). Dejamos reposar la bola 5 minutos.
  7. Una vez pasados estos minutos, les damos forma de roscón. Introducimos los dedos en el centro de la bola y vamos agrandándolo. Es mejor que hagamos un agujero grande ya que aún tendrá que levar más y si lo hacemos muy pequeño no tendrá la característica forma de roscón, será más tipo panquemao valenciano :p. Una vez hecha la forma los situamos en una lata de horno en la que previamente habremos puesto papel vegetal.
  8. Dejamos reposar hasta que vuelva a doblar su volumen. Unas dos horas apróximadamente.
  9. Pintamos con huevo batido con mucha delicadeza, ya que si lo hacemos con demasiada energía no obtendremos el resultado esperado. Adornamos con las frutas confitadas, azúcar humedecido (yo utilicé azúcar glas después y tampoco quedó mal) y las almendras (opcional).
  10. Introducimos en el horno precalentado a 200ºC. Horneamos entre 15 y 18 minutos a esta temperatura. Una vez transcurrido este tiempo la bajaremos a 18ºC los últimos 10 minutos de cocción. Y ojo! Si vemos que se nos está tostando más de lo que queremos, pondremos una hoja de papel de aluminio por encima y asunto arreglado.
  11. Dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez frío, lo rellenamos al gusto. Lo más común es de nata y trufa, aunque solo o con crema pastelera tampoco está nada mal.
Así me quedó el roscón el año pasado

Así me quedó el roscón el año pasado

roscon

Si lo rellenáis de nata o trufa, no olvidéis esconder un haba y un muñequito. Supongo que sabréis la historia, pero os la cuento por si acaso. A quién le toca el haba paga el roscón, bueno esto si lo compráis, si lo hacéis vosotros no creo que le cobréis a ningún miembro de vuestra familia jiji. Si os toca el muñeco seréis los Reyes! Esto es lo que pone en la explicación de los roscones de las tiendas, pero bueno, vuestra imaginación os dirá :)

Si tenéis alguna duda, ya sabéis donde encontrarme. En la cocina, por e-mail, por el Facebook o comprando algún regalito que aún me falta. En mi casa han sido todos buenos, yo incluida, así que todos se merecen su detallito de Reyes.

Disfrutad de la receta y no gastéis mucho que en menos de una semana ya están aquí las Rebajas 😉

Pasteles de boniato

24 dic

Hoy estreno app de WordPress en el móvil. Me he puesto el despertador para postear antes de seguir con la “Operación dulce Navidad”. Menos mal que son dos días que se alargan y en los que nadie se preocupa, al menos en mi casa, de la línea.
Tenía tiempo y muchas recetas pensadas, así que desde ayer mi medio natural es la cocina. De ahí que ni haya encendido el PC :)

Hoy os traigo un dulce navideño indispensable en cualquier mesa valenciana, los pastissets de boniato. A mi abuela le encantan y este año voy a darle una sorpresa, llevárselos caseros, como ella hacía antaño.
He de decir que a mi nunca me han hecho demasiada gracia, pero ayer descubrí que mi problema radica en tener un paladar muy tradicional; si está hecho como aquel que hace cualquier pieza industrial no pasa el corte!

Bueno, va, que hoy es día de tener prisa y hay que bajar a comprar los INGREDIENTES:

200 g Aceite de girasol
● 50 g Mistela moscatel (si es de Cheste mejor :p )
● 50 g de Anís (cazalla)
● 30 g Azúcar
● 500 g Harina
● 400 g de dulce de boniato
● Huevo y azúcar para pintar y espolvorear

ELABORACIÓN

1º Precalentar el horno a 180 ºC y preparar una lata con papel vegetal

2º Unir todos los ingredientes y amasar hasta que quede una mezcla homogénea, manejable.

3º Estirar la masa con un rodillo sin dejarla demasiado fina para que no se rompa al rellenarla con el dulce de boniato. Hacer la forma con un vaso estándar, de 250mL más o menos.

4º Colocar estas circunferencias sobre el papel vegetal. Rellenarlas con el dulce de boniato y cerrar bien los bordes. Poner, más o menos, la cantidad de media cuchara, para que podamos cerrarlo sin que se abra la masa y que no estén más dulces de lo que ya son de por sí!

5º Pintar con huevo y espolvorear con azúcar. Meter al horno 15-20 minutos.

image

image

Con esta cantidad de ingredientes os saldrán unos 40-50 pastelitos, dependiendo del tamaño que los hagáis.

Si tenéis alguna duda con vuestros postres consultadme que mientras tengo cosas en el horno estoy disponible 😉

Feliz Navidad!!