Archivos de etiquetas: dulces tipicos

Quedar como un Rey Mago III: Turrón de Nutella

17 dic

Habéis visto alguna sobremesa navideña sin turrón? Es más típico, en estas fechas, que jugar a la lotería, dar y recibir regalos, adornar casas y negocios… Una Navidad sin turrón no es viable. Es un hecho.

De yema, Jijona, Alicante, guirlache, praliné… Algunos los prefieren clásicos, otros se decantan por los que se han inventado estos últimos años. No obstante. hay uno que no falta NUNCA, el de chocolate. Ese no lo perdona nadie y si no el 7 de Enero, acercaos a la despensa y me contáis. Se va con la Navidad!

El otro día hicimos en clase este que os voy a contar hoy. Lo peor, que ya no vais a tener la excusa de tomarlo sólo en Fiestas; es tan sencillo que lo de dejar el turrón sólo para Navidad va a ser un imposible, y si no, al tiempo 😉

 

 

 

10846399_975738412443608_7313376994331330651_n

INGREDIENTES (Para una tableta rectangular tamaño turrón estándar)

  • 170 g Nutella
  • 350 g Chocolate con leche
  • Arroz inflado (y/o si preferís también frutos secos)

Y además necesitamos…

  • Molde Plumcake (si es de silicona se desmoldará mucho mejor)
  • Papel sulfurizado (si es de otro material lo necesitaréis para desmoldarlo)

ELABORACIÓN

  1. Fundimos el chocolate con leche al baño María y atemperamos* hasta que alcance 35 ºC ( hasta que esté templado)
  2. Añadimos la Nutella y mezclamos.
  3. Vertemos un poco de la mezcla de chocolates en el molde. Añadimos arroz inflado, generosamente, y volvemos a poner chocolate.
  4. Movemos un poco el molde para que se integre todo bien y si queréis, volvéis a poner un poco más de arroz.
  5. Dejaos enfriar y desmoldamos con cuidado.

* Se hace moviendo el chocolate constantemente y así lo vamos enfriando.

Ya está! No os parece una tortura que algo tan sumamente delicioso esté tan al alcance? Bueno, en Navidad se permite todo…

Podéis sustituirlo por Nocilla o por cualquier crema de cacao no comercial, pero personalmente y con total sinceridad os diré que mejor con Nutella, está especial.

 

Podéis contemplarlo también como detalle empaquetándolo con un papel metalizado. Seguro que acertáis!

 

Torrijas de leche merengada

23 abr

Felices Pascuas!

Llego un poco tarde, pero como dice el refrán nunca es tarde si la dicha es buena. Además, yo este año, hasta que vuelva a tener curro, tengo vacaciones escolares así que para mi, siguen siendo Pascuas hasta el lunes de San Vicente!

Algunos de vosotros ya habréis empezado la operación post-semana Santa o más conocida como “Operación bikini”, pero bueno, aquí estoy yo para volver a engancharos al dulce, aunque sea para un bocado.

El año pasado subí una receta de torrijas de vainilla que me gustó bastante hacer. Solo con añadir un poco de vainilla, obtuvimos un toque de sabor distinto a las que hemos tomado alguna vez (o varias veces, depende de si estáis en una familia cocinitas). Tal fue mi amor por esta receta, que este año he decidido no cambiarla demasiado, optando por la leche merengada. El toque de limón y canela quedó genial, y la verdad es que poco eché de menos las anteriores…

La leche merengada la compré hecha porque no estaba en casa y en la cocina en la que estaba no tengo mucho espacio de maniobra, y más cuando se acerca el mediodía o la hora de la cena. Utilicé la del brick azul de la marca RAM, que venden en Consum y en la mayoría de supermercados. Tuve bastante con 1L y aún así me sobró un poco, pero todo depende de la cantidad de torrijas que queréis que os salgan. A mi con la receta que os voy a poner me salieron unas 20 unidades… Vamos, que nadie se libró de su ración “torrijera”.

La leche merengada que utilicé

La leche merengada que utilicé

 

INGREDIENTES:

  • 20 rebanadas de pan especial para torrijas/pan bombón (También con pan normal, depende de cómo os gusten. Luego explico este punto).
  • Una cucharada de azúcar
  • 1 L de leche merengada
  • 3/4 Huevos
  • Aceite de oliva (500g aprox)
  • Azúcar y canela para espolvorear

PREPARACIÓN:

  1. Cortamos las rebanadas de pan, si no están ya cortadas previamente, de un dedo de grosor.
  2. Vertemos el aceite en una sartén honda y calentamos en el fuego.
  3. Mientras, ponemos la leche merengada en un bol y añadimos una cucharada de azúcar. Introducimos los huevos en un recipiente algo más pequeño que el bol, y batimos.
  4. Cuando el aceite ya esté caliente, empezaremos a freir las torrijas. Cogemos una rebanada, la bañamos en la leche, la pasamos por el huevo y freimos. Haremos esto con todas las rebanadas de pan. (OJO! Es importante que no bañemos en exceso el pan con la leche  ya que sino se reblandecerá y posteriormente, se destruirá haciendo entonces buñuelos de pan en vez de torrijas..) Si mojamos alguna torrija y aún no hay sitio en la sartén para freirla, la reservaremos en un plato antes de pasarla por huevo y freir.
  5. Conforme vayamos sacando las torrijas de la sartén, dejar escurrir en una fuente con papel absorbente. A continuación, espolvorear con azúcar y canela. Esperar a que se enfríen un poco y listas para degustar!

 

torrijas

 

Como ya habéis visto, no son nada complicadas de hacer y están buenísimas. Ya os decía yo un día, que a mi me sabe mejor lo que está hecho de una forma tan rústica y sencilla, que me sabe más auténtico. Con las torrijas igual, aparte que es algo que he tomado de toda la vida.

 

En cuanto a lo del tipo de pan para hacerlas hay varias opciones. Como las torrijas son típicas de esta época, muchas son las panaderías y supermercados que aparte de monas y huevos de pascua, venden pan especial para hacerlas. Es parecido al pan de molde, pero con la miga más dura y con la corteza muy fina. La verdad es que así salen muy tiernas y se impregnan mucho mejor de todo el aroma. No obstante, si queréis aprovechar pan de días anteriores que sabéis que ya no vais a utilizar, también es una muy buena opción, que la vida no está como para tirar comida. Salen muy ricas igual y es una opción rápida y nutritiva para desayunar o merendar.

A mi ya no me quedan así que voy a ver si tengo algún pan por casa que no quiera nadie… :$

 

 

 

torrijasprimerplano

Tronco de Navidad

20 dic

Esta semana ha sido un poco locura, pero por fin estoy aquí para explicaros cómo se hace el postre navideño por excelencia, el tronco! Estas vacaciones tenía muchas recetas en mente, pero con la cantidad de trabajo que nos han mandado en la escuela, poco tiempo libre me queda. No obstante, pienso buscar el tiempo hasta debajo de las piedras y si no se lo pido a Papá Noel que ya está al caer.

El tronco de Navidad se hace en 3 pasos. Esto no quiere decir que sea complicado, para nada lo es! Ya veréis como no tarda tanto en hacerse. Aunque ya os aviso de algo, en comerse tarda menos :p

INGREDIENTES:

Bizcocho base:

  • 3 claras 
  • 3 yemas
  • 80 g azúcar
  • 100 g agua
  • 110 g harina
  • 20 g Maicena
  • 6 g levadura Royal

Glaseado de chocolate:

  • 125g azúcar
  • 95 g agua
  • 100 g cobertura chocolate negro (el de fundir/postres)
  • 1 ud hoja gelatina
  • 50 g cacao en polvo
  • 60 g nata

Relleno:

  • 350 g nata (con más del 33% de MG)
  • 65 g azúcar
  • Frutos secos tostados (OPCIONAL)

ELABORACIÓN

Bizcocho base:

  1. Precalentamos el horno a 260ºC
  2. Pesamos todos los ingredientes del bizcocho. Batimos las yemas con el agua, tamizamos los ingredientes secos (harinas y levadura) sobre papel sulfurizado e introducimos las claras y el azúcar en el vaso de la batidora. Montamos estos dos ingredientes a punto de nieve; cuando ya esté casi, incorporamos las yemas+agua y batimos unos pocos segundos; después añadimos los ingredientes secos con ayuda de una espátula dándole movimientos envolventes para que no se bajen las claras.
  3. Metemos esta masa batida en una manga pastelera. Escudillamos (definición en el apartado del blog TERMINOLOGÍA) sobre el papel sulfurizado ,que habremos colocado sobre una lata, dándole forma de rectángulo. Metemos al horno 5 minutos.

Glaseado de chocolate:

  1. Pesamos todos los ingredientes, troceamos la cobertura e hidratamos la gelatina.
  2. Hacemos el almíbar. Para ello ponemos el agua y el azúcar en un cazo hasta que hierva. Entonces le ponemos la lámina de gelatina hidratada y escurrida, removemos. Incorporamos la cobertura mientras esté caliente para que se deshaga correctamente. Después, la nata y el cacao. Removemos de nuevo todo y reservamos.

Relleno:

  1. Montamos la nata junto el azúcar. Es importante que esté muy fría.

Montaje del tronco de Navidad:

  1. Procederemos a su montaje cuando el bizcocho esté frío. Lo despegamos del papel sulfurizado y volvemos a girar tal y como estaba (esto se hace para que al enrollar el tronco no tengamos dificultad). Recortamos los bordes del bizcocho, sin quitarle la forma de rectángulo, que hayan quedado más tostados. De esta forma el tronco estará más tierno.
  2. Con ayuda de una espátula, rellenamos el bizcocho dejando un margen de 1 cm más o menos por los lados. No hace falta que pongamos toda la nata, luego necesitamos un poco más y el montaje será más sencillo. Enrollamos con cuidado. Ponemos nata en los extremos del bizcocho y cortamos uno o dos trozos para poner al lado o encima del tronco dándole un aspecto más navideño, si no parecerá un brazo de gitano!
  3. Metemos al congelador unos minutos para que podamos trabajar mejor el glaseado.
  4. Lo cubrimos con cuidado de no tapar los extremos, ya que queda más auténtico de esta forma. Le hacemos textura tronco con ayuda de un tenedor, de la misma espátula con la que cubrimos el bizcocho o con unas cuernas. Y la decoración, a vuestro gusto. Os gusta la mía? 😉

tronco

Tiene algunas particularidades, pero si seguís los pasos os quedará muy bien. A mi me hubiera gustado que me quedara algo más grande, pero se me tostaron bastante los bordes del bizcocho y tuve que reducirlo. En Navidad lo repito a ver si esta vez no fallo.El glaseado puede quedar muy líquido o tirando a espeso. Cada uno tiene sus pros y sus contras… Se trabaja mejor con el espeso ya que se le pueden hacer más formas y es más difícil meter la pata porque no se desparrama. Sin embargo, estéticamente queda más bonito el líquido, pues el color es más brillante.

A mi me quedó espeso y pude trabajarlo mejor

A mi me quedó espeso y pude trabajarlo mejor

Esto es todo por hoy. Yo no digo nada, pero tengo una calabaza en casa esperando a ser utilizada… Cuál de todas las recetas que tengo en mente será la elegida?!

lazorojo

Los lazos que utilicé son de TIGER. Me encanta esa tienda!

Buñuelos de calabaza

4 mar

Los 1 de marzo en Valencia no son solo comienzo de mes, son también el inicio de nuestra fiesta, las Fallas, pues empiezan las mascletaes y las licencias de los puestos ambulantes, cortes e iluminación de calles y la cuenta atrás para los días grandes de la fiesta.Ya se puede ir andando por las calles con aroma de pólvora y aceite caliente que los primeros días nos alimenta y a últimos nos quita las ganas de comer, y esto es un hecho, pues es sabido que en la mayoría de puestos ya no van a cambiar el aceite hasta el día 20 cuando acaben estos días festivos… Por eso y porque tengo muchas ganas, he decidido ponerme manos a la obra con los buñuelos. Con esto no quiero decir que vaya a privarme de las exquisiteces de las cafeterías de toda la vida, pero si aprendo hacerlos, los tendré más a mano y podré rememorar las Fallas durante el año… No creéis? Además, que no puedo desperdiciar las calabazas tan buenas que me planta mi chico :)

Os voy a dar la receta por si queréis hacer como yo y huir de los puestos masificados estas Fallas. Yo me autosuspendo haciendo el agujerito de en medio, a ver si a vosotros os sale. Es la prmera vez en mi vida que hago, digo yo que con la práctica lo conseguiré…

INGREDIENTES:

  • 300g de calabaza asada
  • 125mL de agua templada
  • 20g de levadura fresca
  • 250g de harina (apróx)
  • Aceite de oliva o girasol para freirlos
  • Una sartén honda
  • Azúcar para espolvorear

PREPARACIÓN:

  1. Limpiamos la calabaza,previamente asada. Le quitamos las pepitas la piel. Vamos, toda la parte superior. La templamos en el microondas y hacemos un puré con un tenedor.
  2. Disolvemos la levadura en el agua y y la añadimos al puré de calabaza. Mezclamos hasta conseguir una crema y después añadimos la harina hasta que quede una masa blanda que dejaremos reposar unos minutos.
  3. Con las manos mojadas vamos cogiendo porciones de masa y hacemos un agujero en el medio. Los ponemos en la sartén con el aceite muy caliente.
  4. Conforme se vayan haciendo los ponemos sobre papel absorbente, yo he usado papel de cocina doble. Posteriormente, espolvoreamos con azúcar al gusto.

Qué os parece el proceso? Ya os digo que no es difícil hacer la masa. El agujero del centro ya es otra historia. A ver si tenéis más mañana que yo. Ya os aviso cuando lo consiga, no pienso dejar de intentarlo!

 

Recién sacados de la sartén

Recién sacados de la sartén