Archivos de etiquetas: dulce

Tarta de queso Werther’s Original®

4 jun

La época de exámenes CASI ha llegado a su fin y con ello el buen tiempo. Ya estoy deseando aparcar un poco el horno y ponerme manos a la obra con los postres fresquitos y veraniegos. No es que le haga ascos a un buen bizcocho, ya sabéis lo que me encantan, pero en pleno verano lo que menos apetece es añadir aún más calor al ambiente, y más viviendo aquí.

Estos días atrás, me lo he visto mal para hacer algunas elaboraciones por el calor, y eso que acabamos de empezar junio… Ayer en clase fue la segunda parte del examen práctico de pastelería y aunque mantuve el bavarois y el mousse hasta el último momento en el congelador tuve que meterlo varias veces en la nevera antes de presentarlo, de lo contrario habría llegado en su estado inicial o más derretido aún. Lo mismo con la buttercream de un encargo. He tenido que trabajarla de madrugada para que no se deshiciera en el intento. Tampoco la trabajé divinamente, pero me dio margen de maniobra, ya que en vez de quedarse casi líquida en 5 minutos tardaba 20…

Ahora entendéis a que se deben mis ganas locas de hacer repostería refrescante, verdad? Es el precio a pagar por habitar en esta mediterránea ciudad :)

Y como no podía ser de otra manera, el punto medio entre los postres pesados de invierno y los ligeros de verano, una tarta de queso de los famosos Werther’s Original ®

 

werthers2 werther's

 

 

 

 

 

 

INGREDIENTES ( 6 personas- Molde de 15 cm- Y si es desmontable, mejor).

Para la base:

  • 62 g Galletas Digestive
  • 35 g Mantequilla 

Para el relleno:

  • 300 g Queso Philadelphia
  • 75 g Azúcar
  • 110 g Nata para montar (M.G. >35%)
  • Media cucharadita extracto de Vainilla
  • 1 cucharada de sirope de arce
  • 2 Huevos
  • 1 Yema
  • 50 g Caramelos Werther’s Original

Para la cobertura:

La receta en sí ya es bastante dulzona por lo que yo decidí cubrirla con 125 g de sirope de arce calentado en un cazo al que después añadí 2 hojas de gelatina. No obstante, también podéis hacer utilizar lo siguiente:

  • 30 g Mantequilla
  • 50 g Nata 
  • 25 g Caramelos Werther’s

 

ELABORACIÓN

  1. Pesamos todos los ingredientes.
  2. Preparamos la base. Engrasamos el molde y mezclamos la mantequilla derretida con las galletas trituradas. Las vamos adhiriendo a la base y reservamos en el frigorífico.
  3. Precalentamos el horno a 190ºC
  4. Batimos la Philadelphia con el azúcar lentamente y a continuación añadimos la nata con los caramelos ya derretidos.
  5. Añadimos los huevos y la yema de uno en uno. Después, el sirope de arce y la vainilla.
  6. Volcamos la mezcla sobre el molde con la base de galletas ya fría y cocemos en el horno durante 1 hora aproximadamente.
  7. Esperar a que se temple y sin desmoldar, añadir la cobertura del sirope de arce y gelatina que os he propuesto. Si hacéis la otra cobertura, la podéis poner directamente para servir, o para comerosla vosotr@s jeje.

 

10325361_842409349109849_8143930985188892128_n

 

Os la recomiendo fervientemente a los enamorados del toffee y de  estos caramelos. Y a los que no sois tan fans… pues también!

 

 

 

 

 

 

La hice para el Día de la Madre y como estuve ocupada todo el  domingo, no la había fotografiado. Se la iba a enseñar a mi  susodicha, pero se me adelantó, y cuando llegué a la nevera ya se  había comido un trozo… Así es ella! A madre golosa no le gana  nadie jiji.

 

10172843_842409315776519_966988846457556999_n

Y antes de acabar, consejo que os habré dado alguna vez con las tartas de queso… Mejor hacerlas de un día para otro 😉

 

Kanelbullar…

29 ene

… O lo que es lo mismo, bollos de canela. Ya conocisteis mi amor por los Cinnamon Rolls hace ya algunos post. Pues bien, estos no saben igual que los anteriores, pero tampoco tienen nada que envidiarles ya que además de ser más rápidos de hacer, quedan mucho más tiernos y me atrevo a decir que incluso son más adictivos -parecía imposible, pero estos volaron antes que los otros y eso que salieron muchas más piezas- así que voy a compartir la receta para que me contéis en qué notáis la diferencia respecto a los anteriores.

Kanelbullar

INGREDIENTES

Para la masa:

  • 300 mL  leche entera
  • 125 g  mantequilla
  • 1 huevo
  • 1 sobre de levadura de panadero 
  • 100 g azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de cardamomo molido
  • 750g de harina

Para el relleno:

  • 2 cucharadas -bien cumplidas- de canela
  • 50 g azúcar
  • 100 g mantequilla

Para el glaseado:

  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de agua
  • Azúcar

ELABORACIÓN

  1. Primero preparamos la masa, para ello calentamos la leche ligeramente y deshacemos la levadura en ella. Derretimos también la mantequilla y la añadimos a la mezcla anterior. Incorporamos el resto de ingredientes y amasamos hasta conseguir una masa homogénea y elástica, que no se nos pegue a las manos. Dejamos reposar unos 25 minutos aproximadamente.
  2. Mientras vamos preparando los ingredientes del relleno. Mezclamos la canela con el azúcar y mantenemos la mantequilla a temperatura ambiente para que esté lista en el momento que vayamos a usarla. Si por entonces aún sigue demasiado dura, meter en el microondas durante poco menos de un minuto en modo descongelación.
  3. Transcurridos 25 minutos: Por un lado, precalentamos el horno a 220ºC y por otro, situamos la masa sobre la mesa, que debe estar muy limpia y previamente enharinada, y la estiramos dejando un rectángulo de unos 3 mm de grosor. Extendemos la mantequilla por toda la masa y espolvoreamos con el azúcar y la canela. Empezamos a enrollar la masa por uno de los extremos más estrechos (Intentad prensar bien la masa para que los bollos queden más tiernos). Cortamos piezas de un poco más de un dedo de grosor.

    Hay que cortarlos con un poco menos de grosor que en la foto

    Hay que cortarlos con un poco menos de grosor que en la foto

  4. Las vamos situando sobre una lata de horno,en la que previamente habremos puesto una hoja de papel vegetal. Pintamos con el glaseado y metemos en el horno durante 10 minutos aproximadamente o cuando vemos que ya están dorados.

Aquí os dejo algunas fotos que hice después de haber probado uno de los bollitos. Me costó bastante controlarme mientras les sacaba guapos, porque vaya olor recién salidos del horno… Aún lo recuerdo. Mmmm… Qué no los haré esta semana también?

Primer plano

Primer plano

kanelbullar

Aprovecho también esta entrada para comentaros una novedad. Desde hoy, Raquel hazme un pastel colabora con Phileas Fork. Un blog que os apasionará desde el minuto uno, seáis cocinitas o no. La multitud de platos que Jose os muestra hará que aparte de salivar constantemente, podáis viajar por todo el mundo a través de sus recetas. Es muy interesante y seguro que se convierte en uno de vuestros blogs de referencia!

Magdalenas de calabaza

3 ene

… O como queráis llamarlas, ya que he aprovechado para utilizar el molde de mini bundt cakes que me compré en Noviembre. No podía aguantar un mes más sin utilizarlo y la verdad es que el resultado es gracioso. Sigue gustándome más el formato magdalena, pero bueno, así cambio, que si no siempre es lo mismo y la repostería tiene que ser algo divertido y no monótono!

No sé si os había dicho ya lo que me encanta la calabaza, supongo que sí porque es el ingrediente estrella en otoño. Vale, ya no es otoño, pero siguen estando en su máximo esplendor. Hace unas semanas asé una para utilizarla en mis próximas recetas y por poco me quedo sin una cosa y sin la otra porque una vez que empiezo con la calabaza asada es un no parar. Al parecer esta adicción es genética porque a las mujeres de la familia, menos a mi hermana, nos vuelve locas. Pero mira, mejor tener este vicio que otros más perjudiciales…

El caso es que hoy me he levantado pensando en un bizcocho o en unas magdalenas calentitas, y como hoy tenía tiempo y puré de calabaza en el congelador, me he puesto manos a la obra.

INGREDIENTES

  • 220 g de harina
  • 60 mL de buttermilk 
  • 60 g azúcar
  • 40 g azúcar moreno
  • 200 g  de puré de calabaza
  • 1/2 cucharadita de aroma de vainilla
  • 2 huevos
  • 120 g mantequilla derretida
  • 60 g de nueces trituradas
  • 2 cucharaditas levadura Royal
  • 1/4 de cucharadita de bicarbonato sódico
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita rasa de canela
  • 1/4 de cucharadita de jengibre en polvo

También necesitaréis:

  • Un molde múltiple de magdalenas/muffins de 12 unidades.
  • Pipas de calabaza
  • Mantequilla para engrasar el molde

PREPARACIÓN:

  1. Precalentamos el horno a 200ºC
  2. Engrasamos el molde en el caso de que no vayáis a poner cápsulas y pesamos todos los ingredientes
  3. Mezclamos la harina, los azúcares, la levadura, la sal, el bicarbonato y las especias. Reservamos
  4. Por otra parte batimos los huevos, la mantequilla previamente derretida, el extracto de vainilla, el buttermilk y el puré de calabaza.
  5. Añadimos los ingredientes secos a estos y mezclamos bien. A continuación, introducimos también las nueces.
  6. Vamos rellenando el molde con ayuda de una cuchara. No llenéis hasta arriba, tres cuartas partes. Si tenéis una cuchara de helado os será algo más sencillo.
  7. Ponemos algunas pipas por encima de las magdalenas antes de meter al horno. Las dejaremos unos 20 minutos y comprobaremos con un palillo que ya no manche.
  8. Dejamos enfriar dentro del molde, unos 10 minutos, y listas para desayunar/merendar/picar etc etc!Primerplanomagda

Parece complicada por llevar bastantes ingredientes, pero no es así. La receta de la buttermilk la tenéis en uno de mis post, al que podéis acceder a través de terminología, en la pestaña superior.

Utilizando todos mis moldes...

Utilizando todos mis moldes…

Por otra parte, el puré de calabaza, se puede obtener mediante dos formas. Una es hirviéndola y otra asándola. Hay que quitar las pipas y los hilillos que se forman alrededor de éstas. Una vez hervida o asada, se hace un puré con la calabaza y se deja escurrir toda la noche para que suelte todo el agua que contiene. Si no realizamos este paso, el resultado posterior en cualquiera de las recetas que hagamos no será el deseado. Podéis congelarlo en bolsas de unos 200 g y así podéis disponer de este puré en cuanto lo necesitéis. Es una forma muy cómoda para que no se nos estropee.

Así queda por dentro

Así queda por dentro

20140103_152722

Aún queda alguna en la cocina, así que estáis invitados 😉

Tarta de chocolate con buttercream de vainilla

23 nov

Buenos días golosos!

Ya ha llegado el fin de semana, con pocas ganas de comer dulce ya que llevo unas semanas de atracón continuo. La línea y los análisis se me van a descontrolar, pero es que me gusta tanto hacer dulce… Aunque bueno, comérmelo también, de lo contrario no estaría preocupada por mi salud. También debo deciros que como bien dicen, el dulce alegra la vida porque aún teniendo un cúmulo de cosas que hacer, estoy muy contenta. Me levanto todos los días con ganas de comerme el mundo mojadito en café con leche, y esta filosofía, aunque parezca una tontería, hace que enfrentemos el día con una energía diferente sea domingo por la noche o el día después de volver de vacaciones.

El jueves fue mi cumple y el de mi cuñada ayer, así que como tenía que preparar una tarta bien hermosa, no me calenté demasiado la cabeza. Rebusqué entre las recetas que tenía guardadas de un blog que encontré un día por casualidad, Bakemania y me decanté por esta porque la combinación de chocolate y vainilla nunca falla. Os invito a que echéis un vistazo a esta página, eso sí, os doy un consejo… No la visitéis si tenéis hambre!

En fin, lo dicho. Una sonrisita y a disfrutar de la receta de hoy!

INGREDIENTES para el BIZCOCHO:

  • 60 g de cacao en polvo (Si es Valor mejor, para qué engañarnos…)
  • 300 g de azúcar
  •  190 g de harina
  • ½ cucharadita de bicarbonato
  •  ½ cucharadita de levadura Royal
  •  ½ cucharaditas de maicena
  • 2 huevos
  • 160 mL de Buttermilk (En algunos supermercados como LIDL o El Corte Inglés lo podréis encontrar, pero ahora luego os digo cómo hacerla en casa que es más fácil y económico)
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 90 ml de aceite de girasol (Yo utilicé de semillas)
  • 1 pizca de sal
  • 120 mL de café
  • Mantequilla para engrasar el molde
  • Decoración (opcional)

Para la BUTTERMILK casera:

  • 160 mL de leche desnatada o semi*
  • 1 cucharadita de zumo de limón*

Echamos el zumo de limón a la leche y reservamos 10 minutos a temperatura ambiente hasta que tenga el aspecto de leche cortada.

*Estos son los ingredientes exactos que necesitaréis para hacer esta tarta. Si necesitáis más mL, aumentar las cantidades.  

Para la BUTTERCREAM DE VAINILLA:

  • 6 cucharadas  de harina
  • 480 mL de leche
  • 450 g de mantequilla SIN sal
  • 450 g de azúcar glas
  • 2 cucharaditas de aroma de vainilla
  • Colorante violeta (opcional)

PREPARACIÓN:

Bizcocho:

  1. Engrasamos el molde  y precalentamos el horno a 175ºC
  2. Tamizamos la harina, el azúcar, el cacao, la levadura, la pizca de sal, el bicarbonato y la maicena. Removemos y reservamos.
  3. En otro bol, mezclamos los ingredientes líquidos: la buttermilk, el café, el aceite, los huevos y el aroma de vainilla. Añadimos esta mezcla a la de los ingredientes secos y mezclamos para obtener la masa del bizcocho de chocolate.
  4. La metemos en el horno durante 25-30 minutos. Comprobamos con un palillo si el bizcocho ya no mancha. Cuando esté listo, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.

Mientras hacemos la BUTTERCREAM DE VAINILLA:

  1. En un cazo ponemos la harina y añadimos poco a poco la leche sin dejar de mezclar. Este paso es muy importante para el resultado final, ya que si no se hace bien quedarán grumos.
  2. Una vez removido, ponemos el cazo al fuego durante 15 minutos hasta que espese. Retiramos del fuego y ponemos en un recipiente. Esperamos a que se enfríe la mezcla.
  3. Mientras batimos la mantequilla, que debe estar a temperatura ambiente. Cuando ya tenga textura cremosa, iremos añadiendo el azúcar y el aroma de vainilla poco a poco. Una vez estén unidos todos estos ingredientes vamos añadiendo la mezcla de leche y harina, tranquilamente. Despacito y buena letra!
  4. Dejamos enfriar la buttercream 15 minutos en la nevera. Una vez transcurridos estos minutos ya estará lista para rellenar nuestra tarta!

Yo hice dos bizcochos en vez de cortar uno para que quedará más grande y para que no se me rompiera por el camino, todo hay que decirlo, por eso es tan grande. Si hacéis solo una calcular que os saldrá un poco más bajita, pero buenísima igualmente, y no os hincharéis tanto. También le puse colorante violeta al buttercream que puse arriba para darle un toque más femenino a la tarta. La combinación marrón- morado me gusta bastante y creo que en dulce no ha quedado mal tampoco.

Algunos CONSEJOS que os doy para hacer una tarta con dos pisos o más son:

  1. Utilizar una base desechable
  2. Poner unas 2 cucharadas de buttercream en la base a modo de pegamento, para que la tarta no se nos mueva demasiado.
  3. Esperar a que el bizcocho esté frío para cortarlo ya que si no se os desmigará, por decir poco. Si no esperáis puede que se os quede alguna parte del bizcocho en el sitio!
  4. Utilizar una espátula alargada para rellenar la tarta con el buttercream. La cantidad ideal son dos cucharones grandes de helado. Si no tenéis, os aconsejo rellenarla 0.5 cm para que la tarta no resulte demasiado pesada y que os de para cubrir la tarta. Es preferible que sobre para así poder ocultar imperfecciones que puedan quedarnos durante el proceso.
  5. Cuando cubráis la tarta es mejor que lo hagáis en dos pasos: primero cubriendo toda la tarta tapando lo que es el bizcocho. Dejar enfriar en la nevera y sacarpara ponerle la capa final. Es mucho más sencillo así, de este modo la tarta quedará mucho más aseada y con mejor aspecto ya que tendrá el color unificado, se habrán cubierto imperfecciones y el interior del bizcocho será todo un secreto ya que lo habremos tapado con la primera capa!
Recién hecha y decorada

Recién hecha y decorada

1471305_751932261490892_924686006_n

Espero que os haya gustado la tarta de hoy. Es más laboriosa que las que suelo postear, pero para una celebración vale realmente la pena. Recordad que la vainilla y chocolate son una apuesta segura!

Quedó así por dentro

Quedó así por dentro