Cupcakes de chocolate

1 jul

Creía que la moda de los cupcakes en España iba a ser momentánea, pero cada vez me doy más cuenta de lo equivocada que estoy; llegaron para quedarse, y no me extraña. Al principio pensaba que no era más que una magdalena decorada con mucho azúcar y demasiado empalagosa, pero como todo, el quid de la cuestión está  en la forma en que se elabore.

Aunque a simple vista parezca una magdalena, se elabora de forma más parecida a una tarta. Apareció en el siglo XIX, aunque nos parezca un postre muy actual, y su nombre, tarta en taza, se debe en principio a dos motivos: la forma de medir los ingredientes, en taza, y los recipientes que se utilizaban para cocerlos, tazones o moldes de pequeño tamaño.

El tema de las decoraciones, colorantes, frostings y todo lo que lleva detrás una cupcake lo volvió a poner de moda la pastelería Magnolia Bakery de Nueva York, conocida por series como “Sexo en NY”.

Logo de la famosa pastelería de NY

Logo de la famosa pastelería de NY

He de confesaros, en mi ignorancia, que siempre había pensado que era una magdalena decorada, pero no, la forma de elaborar ambas, y los muffins, que no los he olvidado, es diferente. Incluso los ingredientes pueden ser los mismos, pero cambiando las cantidades, hecho que en pastelería es una receta totalmente distinta.

Es uno de los dulces más demandados. Si os fijáis, en cualquier evento al que hayáis asistido hay cupcakes o éstas en su versión mini. Son fáciles de repartir y muy llamativas. Además, son cómodas también para variar de ingredientes, que para gustos los colores. Hoy os traigo la receta más tradicional y la que siempre me piden, las cupcakes de chocolate. Por algo será! (Y pensar que aún me queda un poco de buttercream de chocolate en la nevera…)

INGREDIENTES

Para la masa de los cupcakes (12 unidades):

  • 180 g Harina
  • 3 Huevos
  • 200 g Azúcar moreno
  • 1’5 cucharadita de Levadura Royal
  • 100 mL Aceite de girasol/ semillas
  • 40 g Cacao en polvo – como siempre, cacao puro sin azúcar, ni Nesquik ni ColaCao-
  • 120 mL Leche
  • 1 cucharadita Extracto de vainilla
  • 12 cápsulas de magdalenas

Para LA BUTTERCREAM:

  • 425 g Azúcar glasé
  • 115 g Mantequilla
  • 85 g Cacao
  • 100 mL Leche
  • Decoración al gusto

Útiles:

  • Manga pastelera
  • Boquilla

 

ELABORACIÓN

  1. En primer lugar, preparamos y pesamos todos los ingredientes. Precalentamos el horno a 180ºC . Tamizamos la harina junto a la levadura y el cacao. Reservamos. Situamos las cápsulas de magdalena sobre una lata o sobre el molde múltiple de magdalenas
  2. En un bol, introducimos el azúcar moreno y el aceite. Mezclamos con espátula.
  3. Le añadimos los huevos de uno en uno y mezclamos hasta que se incorporen correctamente..
  4. Añadimos una parte de la mezcla de la harina, movemos. Un poco de leche y mezclamos para que se incorpore. Otra vez harinas, luego leche.. hasta que ya estén todos los ingredientes incorporados. A continuación añadimos el extracto de vainilla.
  5. Cocemos en el horno 20 minutos. Comprobad con un palillo si la masa ya no mancha. Si es así, retirar y dejar enfriar.

Y ahora la Buttercream:

  1. Sacamos la mantequilla de la nevera. Si es invierno necesitará casi una hora para tenerla a temperatura ambiente. Si es verano, y vives en Valencia como una servidora, con menos de 10 minutos tendrás más que de sobra.
  2. Tamizamos el azúcar glasé con el cacao.
  3. A continuación, le añadimos la mantequilla y la leche. Mezclamos hasta que estén todos los ingredientes integrados, pero sin excederse, ya que si no la mantequilla se reblandecerá en exceso y no conseguiremos la textura deseada.

    Montaje:

  1. Ponemos la boquilla que nos guste en la manga pastelera, yo suelo usar la boquilla flor de Wilton que es mi preferida. A continuación cortamos la esquina para adecuarla al tamaño de la boquilla.
  2. Rellenamos con la buttercream y escudillamos encima de la cupcake. Si no os aclaráis muy bien con la manga pastelera, tranquilos, que a todos nos ha pasado. Podéis decorarla con una espátula pequeña dándole forma. Son más vistosas decoradas con manga, pero el sabor no cambia 😉

 

Ya os digo que lo mejor de esta cupcake, sin menospreciar al bizcocho, es la buttercream. Si hacéis la receta, mandadme la foto a través de Facebook o Twitter y decidme si exagero o no.. jiji.

 

Los profesores de la EOI de Benidorm ya las han catado, así que os pueden contar qué les han parecido. Las decoré con banderitas de fondant de los idiomas que allí se estudian. Qué os parecen?

 

 

 

 

 

10383016_876288265721957_6279564809526756373_n

10443387_876288342388616_6995333565840876132_n

10505452_876288255721958_5151283607542072439_n

10514533_876288372388613_2549502752068910926_n

MIL GRACIAS!! :*

 

 

 

Y ya sabéis , para cualquier encargo podéis poneros en contacto conmigo vía móvil, e-mail o mediante cualquier red social de las que soy usuaria (FB, Twitter, incluso Instagram). Muchas gracias! :)

 

Galletas de Volutto-chocolate con nueces

20 jun

Algún amante del Nespresso por aquí? Seguro que más de uno.. Y es que no sé qué tienen estos “crus” (cápsulas de café de esta marca), pero desde que lo pruebas, el café de los bares ya nunca vuelve a ser lo que era. Yo antes pensaba que el café era simplemente eso, café, con sus dos variedades Arábica y Robusta, pero sin matices. Cómo me equivocaba! El sabor, aroma y cuerpo, entre otras, cambia mucho de uno a otro, y yo que tengo una madre adicta a comprar varios tipos de café Nespresso®, puedo comparar.

Dentro de todos los cafés que nos ofrece esta prestigiosa empresa, hay dos en el podium: Dolçao do Brasil y VOLUTTO, un nombre de lo más acertado. De intensidad media, son muy agradables al paladar y nada pesados, por lo que son ideales tanto para el desayuno, como para después de comer -aunque yo prefiero tomarme uno al día, que ya tengo bastante con los nervios que llevo de serie-. El Cosí y Livanto tampoco me disgustan y el de vainilla tampoco. Hace unos años sacaron uno blanco llamado ONIRIA que por casi desbanca a mis preferidos, pero no, lo quitaron antes de que llegara a hacerlo…

Después de esta introducción sobre el Nespresso®, que parece que me han pagado para hacerles publicidad, os traigo una receta muy fácil de hacer, que dura mucho tiempo sin perder sus cualidades y que deja un sabor en el paladar muy agradable. Chocolate + café en una misma galleta= ADICCIÓN :)

 

Cru de Volutto

Cru de Volutto

 

INGREDIENTES

  • Un cru/cápsula Volutto- Nespresso®  (Si os gusta otra variedad, podéis cambiarla al gusto)
  • 100 g Mantequilla
  • 100 g Azúcar moreno
  • 1 pizca de sal
  • 1 huevo
  • 250 g Harina
  • 2 cucharaditas Levadura Royal
  • Un puñadito de nueces ligeramente trituradas

ELABORACIÓN:

  1. Precalentamos el horno a 175ºC. Preparamos los ingredientes.
  2. Hacemos el café en nuestra cafetera Nespresso – modo café largo porque lo usaremos todo- y reservamos unos 5-10 minutos (depende de la época del año en que las hagáis)
  3. Mezclamos la mantequilla, a temperatura ambiente, con el azúcar moreno. A continuación añadimos la pizca de sal y el café. Mezclamos bien.
  4. Añadimos la harina junto la levadura. Cuando esté todo bien integrado, agregamos las nueces. Es mejor si no están demasiado trituradas para que al morderlas, tengan su punto crujiente.
  5. Dividimos piezas y hacemos bolitas de unos 4 cm de diámetro. Situamos sobre una lata con papel vegetal y aplastamos ligeramente. Procuraremos que no estén demasiado juntas ya que con la cocción, aumentarán de volumen y así evitamos que se nos peguen unas con otras.
  6. Introducimos en el horno y las dejamos unos 15-20 minutos. No tienen que tostarse. Cuando las saquemos del horno tienen que estar aún esponjositas. Se irán endureciendo conforme se vayan enfriando.

 

Cuando las hice estaba sola en casa, así que decidí apartarlas de mi vista metiéndolas, una vez frías, en una caja metálica, de las de galletas de mantequilla de toda la vida. De esta forma su conservación será mucho mayor. No las guardéis en plástico si no están totalmente frías, si no se reblandecerán y aunque estas galletas no son de tipo crujiente, si no mas bien abizcochadas, tampoco es cuestión de que adquieran una textura correosa y difícil de comer.

Lo único malo que veo de las galletas es que como no son muy grandes, sabes empezar, pero no acabar…

 

volutto

 

 

 

Para terminar hoy, quiero daros las gracias por haberme ayudado a llegar a los 300 seguidores en el Facebook

SOIS LOS MEJORES!

Como agradecimiento, dentro de unos días os tengo preparada una sorpresa. Qué será….

Tarta de queso Werther’s Original®

4 jun

La época de exámenes CASI ha llegado a su fin y con ello el buen tiempo. Ya estoy deseando aparcar un poco el horno y ponerme manos a la obra con los postres fresquitos y veraniegos. No es que le haga ascos a un buen bizcocho, ya sabéis lo que me encantan, pero en pleno verano lo que menos apetece es añadir aún más calor al ambiente, y más viviendo aquí.

Estos días atrás, me lo he visto mal para hacer algunas elaboraciones por el calor, y eso que acabamos de empezar junio… Ayer en clase fue la segunda parte del examen práctico de pastelería y aunque mantuve el bavarois y el mousse hasta el último momento en el congelador tuve que meterlo varias veces en la nevera antes de presentarlo, de lo contrario habría llegado en su estado inicial o más derretido aún. Lo mismo con la buttercream de un encargo. He tenido que trabajarla de madrugada para que no se deshiciera en el intento. Tampoco la trabajé divinamente, pero me dio margen de maniobra, ya que en vez de quedarse casi líquida en 5 minutos tardaba 20…

Ahora entendéis a que se deben mis ganas locas de hacer repostería refrescante, verdad? Es el precio a pagar por habitar en esta mediterránea ciudad :)

Y como no podía ser de otra manera, el punto medio entre los postres pesados de invierno y los ligeros de verano, una tarta de queso de los famosos Werther’s Original ®

 

werthers2 werther's

 

 

 

 

 

 

INGREDIENTES ( 6 personas- Molde de 15 cm- Y si es desmontable, mejor).

Para la base:

  • 62 g Galletas Digestive
  • 35 g Mantequilla 

Para el relleno:

  • 300 g Queso Philadelphia
  • 75 g Azúcar
  • 110 g Nata para montar (M.G. >35%)
  • Media cucharadita extracto de Vainilla
  • 1 cucharada de sirope de arce
  • 2 Huevos
  • 1 Yema
  • 50 g Caramelos Werther’s Original

Para la cobertura:

La receta en sí ya es bastante dulzona por lo que yo decidí cubrirla con 125 g de sirope de arce calentado en un cazo al que después añadí 2 hojas de gelatina. No obstante, también podéis hacer utilizar lo siguiente:

  • 30 g Mantequilla
  • 50 g Nata 
  • 25 g Caramelos Werther’s

 

ELABORACIÓN

  1. Pesamos todos los ingredientes.
  2. Preparamos la base. Engrasamos el molde y mezclamos la mantequilla derretida con las galletas trituradas. Las vamos adhiriendo a la base y reservamos en el frigorífico.
  3. Precalentamos el horno a 190ºC
  4. Batimos la Philadelphia con el azúcar lentamente y a continuación añadimos la nata con los caramelos ya derretidos.
  5. Añadimos los huevos y la yema de uno en uno. Después, el sirope de arce y la vainilla.
  6. Volcamos la mezcla sobre el molde con la base de galletas ya fría y cocemos en el horno durante 1 hora aproximadamente.
  7. Esperar a que se temple y sin desmoldar, añadir la cobertura del sirope de arce y gelatina que os he propuesto. Si hacéis la otra cobertura, la podéis poner directamente para servir, o para comerosla vosotr@s jeje.

 

10325361_842409349109849_8143930985188892128_n

 

Os la recomiendo fervientemente a los enamorados del toffee y de  estos caramelos. Y a los que no sois tan fans… pues también!

 

 

 

 

 

 

La hice para el Día de la Madre y como estuve ocupada todo el  domingo, no la había fotografiado. Se la iba a enseñar a mi  susodicha, pero se me adelantó, y cuando llegué a la nevera ya se  había comido un trozo… Así es ella! A madre golosa no le gana  nadie jiji.

 

10172843_842409315776519_966988846457556999_n

Y antes de acabar, consejo que os habré dado alguna vez con las tartas de queso… Mejor hacerlas de un día para otro 😉

 

Torrijas de leche merengada

23 abr

Felices Pascuas!

Llego un poco tarde, pero como dice el refrán nunca es tarde si la dicha es buena. Además, yo este año, hasta que vuelva a tener curro, tengo vacaciones escolares así que para mi, siguen siendo Pascuas hasta el lunes de San Vicente!

Algunos de vosotros ya habréis empezado la operación post-semana Santa o más conocida como “Operación bikini”, pero bueno, aquí estoy yo para volver a engancharos al dulce, aunque sea para un bocado.

El año pasado subí una receta de torrijas de vainilla que me gustó bastante hacer. Solo con añadir un poco de vainilla, obtuvimos un toque de sabor distinto a las que hemos tomado alguna vez (o varias veces, depende de si estáis en una familia cocinitas). Tal fue mi amor por esta receta, que este año he decidido no cambiarla demasiado, optando por la leche merengada. El toque de limón y canela quedó genial, y la verdad es que poco eché de menos las anteriores…

La leche merengada la compré hecha porque no estaba en casa y en la cocina en la que estaba no tengo mucho espacio de maniobra, y más cuando se acerca el mediodía o la hora de la cena. Utilicé la del brick azul de la marca RAM, que venden en Consum y en la mayoría de supermercados. Tuve bastante con 1L y aún así me sobró un poco, pero todo depende de la cantidad de torrijas que queréis que os salgan. A mi con la receta que os voy a poner me salieron unas 20 unidades… Vamos, que nadie se libró de su ración “torrijera”.

La leche merengada que utilicé

La leche merengada que utilicé

 

INGREDIENTES:

  • 20 rebanadas de pan especial para torrijas/pan bombón (También con pan normal, depende de cómo os gusten. Luego explico este punto).
  • Una cucharada de azúcar
  • 1 L de leche merengada
  • 3/4 Huevos
  • Aceite de oliva (500g aprox)
  • Azúcar y canela para espolvorear

PREPARACIÓN:

  1. Cortamos las rebanadas de pan, si no están ya cortadas previamente, de un dedo de grosor.
  2. Vertemos el aceite en una sartén honda y calentamos en el fuego.
  3. Mientras, ponemos la leche merengada en un bol y añadimos una cucharada de azúcar. Introducimos los huevos en un recipiente algo más pequeño que el bol, y batimos.
  4. Cuando el aceite ya esté caliente, empezaremos a freir las torrijas. Cogemos una rebanada, la bañamos en la leche, la pasamos por el huevo y freimos. Haremos esto con todas las rebanadas de pan. (OJO! Es importante que no bañemos en exceso el pan con la leche  ya que sino se reblandecerá y posteriormente, se destruirá haciendo entonces buñuelos de pan en vez de torrijas..) Si mojamos alguna torrija y aún no hay sitio en la sartén para freirla, la reservaremos en un plato antes de pasarla por huevo y freir.
  5. Conforme vayamos sacando las torrijas de la sartén, dejar escurrir en una fuente con papel absorbente. A continuación, espolvorear con azúcar y canela. Esperar a que se enfríen un poco y listas para degustar!

 

torrijas

 

Como ya habéis visto, no son nada complicadas de hacer y están buenísimas. Ya os decía yo un día, que a mi me sabe mejor lo que está hecho de una forma tan rústica y sencilla, que me sabe más auténtico. Con las torrijas igual, aparte que es algo que he tomado de toda la vida.

 

En cuanto a lo del tipo de pan para hacerlas hay varias opciones. Como las torrijas son típicas de esta época, muchas son las panaderías y supermercados que aparte de monas y huevos de pascua, venden pan especial para hacerlas. Es parecido al pan de molde, pero con la miga más dura y con la corteza muy fina. La verdad es que así salen muy tiernas y se impregnan mucho mejor de todo el aroma. No obstante, si queréis aprovechar pan de días anteriores que sabéis que ya no vais a utilizar, también es una muy buena opción, que la vida no está como para tirar comida. Salen muy ricas igual y es una opción rápida y nutritiva para desayunar o merendar.

A mi ya no me quedan así que voy a ver si tengo algún pan por casa que no quiera nadie… :$

 

 

 

torrijasprimerplano

Bizcocho de nata con nueces

10 abr

“La primavera la sangre altera” o eso dicen… Yo creo que lo que altera es la alergia. Los síntomas de que venía cargadita de polen ya los iba notando, pero ahora en plena estación ya los siento y los “requetesiento”.Debido a esto, mi cabeza, mi nariz, mis ojos – y en definitiva- el cuerpo entero han decidido aliarse en mi contra y dejarme con muy poca energía. Pero vamos, que tal y como soy yo, poco pueden conseguir porque aunque pase tardes en casa intentando descansar, mis ganas por meterme en la cocina superan con creces todo lo demás dando lugar a bizcochos como el que os traigo hoy. Muy sencillo y esponjoso hasta decir basta. Las nueces le dan un toque aún más sabroso!

No sabría deciros cuanto dura en su máximo esplendor, antes de acabar la tarde se esfumó..

 

 

bizcocho nata

 

INGREDIENTES para 8 personas:

  •  150 g Azúcar
  • 3 huevos L
  • 200 g Harina
  • 200 mL de Nata (sirve la de cocinar)
  • 1 sobre de Levadura Royal
  • Una pizca de sal
  • 40 g de Nueces

 

  • Molde de 25 cm/ mantequilla para engrasarlo

 

ELABORACIÓN:

  1. Precalentar el horno a 180ºC
  2. Pesar y preparar todos los ingredientes. Tamizar la harina con la levadura y la sal. Engrasar el molde.
  3. Batir los huevos con el azúcar hasta que blanqueen.
  4. Añadir la nata 
  5. Introducir la harina/levadura/sal con cuidado para que no se nos baje el batido anterior y a continuación incorporar las nueces y mover muy poco hasta que estén más o menos repartidas por toda la masa.
  6. Verter la mezcla en el molde, previamente engrasado, y cocer en el horno unos 20-30 minutos.

 

 

Fácil, verdad? Pues no veáis lo bueno que está!!! A mi me supo a gloria y creo que no solo por haberme tirado todo el día en casa…

 

Meriendas así alegran la tarde

Meriendas así alegran la tarde

 

 

Y va, voy a revelaros algo que si no os lo cuento me da algo! En breves, habrá un cambio en Raquel hazme un pastel. Estad atentos! 😉