Archivo | Tartas RSS feed para esta seccin

Tarta Petit Suisse®

18 ago

Toc toc, quién anda ahí? En pleno mes de agosto sé que vais a ser pocos los que veáis la actualización de post, no obstante, para los que ya no estéis de vacaciones, para los que no os habéis ido y sobre todo, para los que como yo este año están exentos de vacaciones, os merecéis una receta que hice hace muy poco y que me gustaría compartir. Resulta idónea para los días que restan de verano, y porqué no, para el resto del año. Su sabor nos hace volver a la infancia por unos segundos y no cansa nada – también decía lo de verano porque en vacaciones las comidas copiosas en familia son abundantes y apetece algo más ligero al paladar, aunque no lo sea realmente-.

El caso es que llevaba ya un tiempo pensando en hacerla, pero entre unas cosas y otras aún no me había lanzado a hacerla. Este verano estoy trabajando y los días que libro o los ratos que tengo los empleo en disfrutar de los rayos de sol, o mejor dicho, de cuando se esconden un poco, que queda muy mal decir esto siendo valenciana, pero me cuesta soportar el calor! No hay quién me entienda! Pero es que el otoño de la terreta es taaaan maravilloso que ya le tengo ganas :)

Vamos a la tarta que se está yendo el sol…

INGREDIENTES

  • 125 G Galletas Digestive – también pueden usarse galletas de chocolate si le queréis dar un toque distinto-
  • 60 g Mantequilla
  • 140g Azúcar
  • 100 g Harina
  • 4 Yemas
  • 4 Claras
  • 8 u Petit Suisse ® (Bueeeno, ahora Danoninos!)
  • 150 g Nata >35% MG
  • Colorante rosa (opcional)

Molde desmontable de unos 24cm

PREPARACIÓN

  1. En primer lugar precalentaremos el horno a 180ºC. Sacamos la mantequilla de la nevera. Engrasamos el molde y reservamos
  2. Trituramos las galletas y mezclamos con la mantequilla que debe estar con textura pomada. Colocamos esta mezcla al fondo del molde, e igualamos para que haya la misma cantidad de base en todo el molde. Metemos en el horno 5 minutos y al retirarlo, reservar.
  3. Mientras, seguimos haciendo nuestra tarta. Se monta la nata y se reserva en la nevera – si hace mucho calor, que fue mi caso-. Se montan las claras a punto de nieve.
  4. Se mezclan los Petit Suisse con el azúcar y a continuación se añaden las yemas una a una. Batimos hasta que esté todo integrado y a continuación añadimos la harina tamizada para que no se formen grumos. Mezclar hasta que se integre la harina. Si vais a poner colorante, hacedlo durante este paso.
  5. Agregamos la nata montada y las claras a punto de nieve, con cuidado, moviendo con una espátula de goma de abajo hacia arriba hasta que se integre.
  6. Volcar la mezcla sobre nuestro molde, donde está la base de galletas, y cocer en el horno durante 30-40 minutos a 180ºC.  A partir de los 25 minutos, comprobad si no mancha en el centro. Cuando ya no lo haga, apagar el horno y mantener la tarta unos 10 minutos en el horno.
  7. Al sacar del horno, pasar un cuchillo alrededor de la tarta para que se desmolde correctamente. Esto lo haremos cuando la tarta esté totalmente fría.

 

IMG_20140815_164948

 

Como habréis visto, sigue un procedimiento similar a muchas tartas de queso. Para que esté en condiciones óptimas es mejor hacerla con más de 8 horas de antelación antes de ser consumida. Y si puede ser el día antes, mejor. Eso sí, resulta difícil esperar, ya que el olor Petit Suisse/Tarta/Crujiente de galleta es algo insoportable, y no porque no me guste, sino por todo lo contrario :(

El tema del colorante es porque al ir añadiendo ingredientes el color rosa del Petit Suisse se va “evaporando”, de esta forma os aseguráis que el corte sea rosa. La cantidad que le pongáis depende de si la queréis rosa-plástico del envase o rosa claro como el postre en sí.

No me calenté demasiado la cabeza con la decoración, y tiene una explicación. Me gusta decorar mis tartas acorde a la situación, público y sabores. El Petit Suisse es consumido, en su gran mayoría, por los niños, así que puse por encima confetti – comestible- de colores (marca Vahiné) y dos banderitas de TIGER que ya tenía ganas de colocar a alguno de mis pasteles.

 

20140815_170155

 

Y por si no os habíais dado cuenta, esta es mi primera entrada con dominio propio! Mi sueño poco a poco se va haciendo realidad y aunque este año me tema que voy a tener mucha faena (esto para otro post :p ) seguiré trabajando para que tengáis Raquel hazme un pastel para rato 😀

 

Tarta de Huesitos con Twix

8 ene

Entre roscón y roscón encontré un hueco para hacer esta tarta hipermegafácil – o sea o sea- con la que quedaréis de lujo en cualquier sitio ya que es muy fácil de transportar al apenas manchar. Se llama tarta de Huesitos al llevar oblea y chocolate, aunque en mi casa nos recordó más al sabor del Turrón de Viena del que mis hermanos y yo tenemos conocimiento desde bien pequeños debido al amor de mi madre por esta chocolatina (Uy qué raro, mi madre teniendo devoción por un dulce… :p). Es una receta barata a la que le podéis hacer modificaciones o adiciones, como la que hice yo con Twix, ya que por alguna parte tenía que meter el medio kilo de estos chocolates que compré el otro día en Tiger. Estaba en la cola interminable característica de una tienda de cachivaches dos días antes de Reyes cuando vi una oferta escandalosa de Twix y Mars. Compré el medio kilo de lo primero, luego ya lo que iba a hacer con ello era más dudoso… Visité a mi amiga Ana después y me dio la idea de la tarta de Huesitos. Pensé que los Twix se iban al fondo del armario o  añadidos como decoración de los regalos de Reyes, pero no, el día 6 de enero decidí colocarlos como complemento de la tarta final.  Y ésta ha sido la historia de por qué llegaron a mi tarta sin ton ni son :)

-Se nota que hoy solo me estoy relacionando con el ordenador y tengo ganas de conversar, otro de mis hobbies-

Es tan cortita y sencilla esta receta que tengo

INGREDIENTES:

  • Un paquete de obleas, como las de la foto.
  • Estas son las obleas

    Estas son las obleas

    Un bote de Nutella

  • Una tableta de chocolate para postres
  • OPCIONAL para decorar: media tableta de chocolate blanco para postres y algún fruto seco.
  • 5 paquetes de Twix (de dos unidades cada uno).

PREPARACIÓN:

  1. Fundir la Nutella en el microondas para que esté más líquida (Si calentáis el bote directamente tener cuidado de quitarle todo el aluminio protector si no queréis quedaros sin micro!)
  2. En un plato grande de ensalada o en una base desechable de tartas colocar una oblea, untar con la Nutella, poner otra oblea, Nutella… BIS BIS hasta conseguir la altura que deseéis. Yo puse casi todas las obleas menos las que no pude salvar porque se rompen con mirarlas.
  3. Una vez conseguida la altura deseada cubrir con el chocolate de postres y rodear con los pedacitos de Twix, yo los corté en 3 para que se acoplaran mejor. Cuando esté seco el chocolate decoramos; yo utilicé chocolate blanco. Con la parte trasera de la cuchara fui trazando los rayajos.
Con los Twix alrededor

Con los Twix alrededor

Ya está! 3 pasos para tener una tarta buenísima. Además, los cortes son muy limpios y no hace falta cucharita para tomársela. Igual que si os tomarais una chocolatina de marcas comerciales pero hecha en casa! Si tenéis niños, les encantará, y a vosotros ni os cuento!! Probad a hacerla, que es un momento ya que no necesita horneado ni nada, y veréis como se convierte en uno de vuestros comodines dulces.

Así queda por dentro

Así queda por dentro

Tarta de chocolate con buttercream de vainilla

23 nov

Buenos días golosos!

Ya ha llegado el fin de semana, con pocas ganas de comer dulce ya que llevo unas semanas de atracón continuo. La línea y los análisis se me van a descontrolar, pero es que me gusta tanto hacer dulce… Aunque bueno, comérmelo también, de lo contrario no estaría preocupada por mi salud. También debo deciros que como bien dicen, el dulce alegra la vida porque aún teniendo un cúmulo de cosas que hacer, estoy muy contenta. Me levanto todos los días con ganas de comerme el mundo mojadito en café con leche, y esta filosofía, aunque parezca una tontería, hace que enfrentemos el día con una energía diferente sea domingo por la noche o el día después de volver de vacaciones.

El jueves fue mi cumple y el de mi cuñada ayer, así que como tenía que preparar una tarta bien hermosa, no me calenté demasiado la cabeza. Rebusqué entre las recetas que tenía guardadas de un blog que encontré un día por casualidad, Bakemania y me decanté por esta porque la combinación de chocolate y vainilla nunca falla. Os invito a que echéis un vistazo a esta página, eso sí, os doy un consejo… No la visitéis si tenéis hambre!

En fin, lo dicho. Una sonrisita y a disfrutar de la receta de hoy!

INGREDIENTES para el BIZCOCHO:

  • 60 g de cacao en polvo (Si es Valor mejor, para qué engañarnos…)
  • 300 g de azúcar
  •  190 g de harina
  • ½ cucharadita de bicarbonato
  •  ½ cucharadita de levadura Royal
  •  ½ cucharaditas de maicena
  • 2 huevos
  • 160 mL de Buttermilk (En algunos supermercados como LIDL o El Corte Inglés lo podréis encontrar, pero ahora luego os digo cómo hacerla en casa que es más fácil y económico)
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 90 ml de aceite de girasol (Yo utilicé de semillas)
  • 1 pizca de sal
  • 120 mL de café
  • Mantequilla para engrasar el molde
  • Decoración (opcional)

Para la BUTTERMILK casera:

  • 160 mL de leche desnatada o semi*
  • 1 cucharadita de zumo de limón*

Echamos el zumo de limón a la leche y reservamos 10 minutos a temperatura ambiente hasta que tenga el aspecto de leche cortada.

*Estos son los ingredientes exactos que necesitaréis para hacer esta tarta. Si necesitáis más mL, aumentar las cantidades.  

Para la BUTTERCREAM DE VAINILLA:

  • 6 cucharadas  de harina
  • 480 mL de leche
  • 450 g de mantequilla SIN sal
  • 450 g de azúcar glas
  • 2 cucharaditas de aroma de vainilla
  • Colorante violeta (opcional)

PREPARACIÓN:

Bizcocho:

  1. Engrasamos el molde  y precalentamos el horno a 175ºC
  2. Tamizamos la harina, el azúcar, el cacao, la levadura, la pizca de sal, el bicarbonato y la maicena. Removemos y reservamos.
  3. En otro bol, mezclamos los ingredientes líquidos: la buttermilk, el café, el aceite, los huevos y el aroma de vainilla. Añadimos esta mezcla a la de los ingredientes secos y mezclamos para obtener la masa del bizcocho de chocolate.
  4. La metemos en el horno durante 25-30 minutos. Comprobamos con un palillo si el bizcocho ya no mancha. Cuando esté listo, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.

Mientras hacemos la BUTTERCREAM DE VAINILLA:

  1. En un cazo ponemos la harina y añadimos poco a poco la leche sin dejar de mezclar. Este paso es muy importante para el resultado final, ya que si no se hace bien quedarán grumos.
  2. Una vez removido, ponemos el cazo al fuego durante 15 minutos hasta que espese. Retiramos del fuego y ponemos en un recipiente. Esperamos a que se enfríe la mezcla.
  3. Mientras batimos la mantequilla, que debe estar a temperatura ambiente. Cuando ya tenga textura cremosa, iremos añadiendo el azúcar y el aroma de vainilla poco a poco. Una vez estén unidos todos estos ingredientes vamos añadiendo la mezcla de leche y harina, tranquilamente. Despacito y buena letra!
  4. Dejamos enfriar la buttercream 15 minutos en la nevera. Una vez transcurridos estos minutos ya estará lista para rellenar nuestra tarta!

Yo hice dos bizcochos en vez de cortar uno para que quedará más grande y para que no se me rompiera por el camino, todo hay que decirlo, por eso es tan grande. Si hacéis solo una calcular que os saldrá un poco más bajita, pero buenísima igualmente, y no os hincharéis tanto. También le puse colorante violeta al buttercream que puse arriba para darle un toque más femenino a la tarta. La combinación marrón- morado me gusta bastante y creo que en dulce no ha quedado mal tampoco.

Algunos CONSEJOS que os doy para hacer una tarta con dos pisos o más son:

  1. Utilizar una base desechable
  2. Poner unas 2 cucharadas de buttercream en la base a modo de pegamento, para que la tarta no se nos mueva demasiado.
  3. Esperar a que el bizcocho esté frío para cortarlo ya que si no se os desmigará, por decir poco. Si no esperáis puede que se os quede alguna parte del bizcocho en el sitio!
  4. Utilizar una espátula alargada para rellenar la tarta con el buttercream. La cantidad ideal son dos cucharones grandes de helado. Si no tenéis, os aconsejo rellenarla 0.5 cm para que la tarta no resulte demasiado pesada y que os de para cubrir la tarta. Es preferible que sobre para así poder ocultar imperfecciones que puedan quedarnos durante el proceso.
  5. Cuando cubráis la tarta es mejor que lo hagáis en dos pasos: primero cubriendo toda la tarta tapando lo que es el bizcocho. Dejar enfriar en la nevera y sacarpara ponerle la capa final. Es mucho más sencillo así, de este modo la tarta quedará mucho más aseada y con mejor aspecto ya que tendrá el color unificado, se habrán cubierto imperfecciones y el interior del bizcocho será todo un secreto ya que lo habremos tapado con la primera capa!
Recién hecha y decorada

Recién hecha y decorada

1471305_751932261490892_924686006_n

Espero que os haya gustado la tarta de hoy. Es más laboriosa que las que suelo postear, pero para una celebración vale realmente la pena. Recordad que la vainilla y chocolate son una apuesta segura!

Quedó así por dentro

Quedó así por dentro

Tarta de queso Vainilla Bourbon

13 sep

Este verano lo he aprovechado bastante bien. No he tenido vacaciones, no obstante, he aprovechado mis días libres mejor que si las hubiera tenido. Que si playa, que si excursiones, que si cenitas inventadas para no parar por casa y un sinfín de etcéteras. Pero bueno, han sido relajantes y completos a la par. Uno de los domingos de agosto tuve visita así que preparé un postre que no fuera demasiado pesado que con la paella y los entrantes ya nos íbamos a quedar más que saciados. Creo que acerté con esta tarta de queso, de la cual me enamoré nada más la vi en el blog Cupcakelosophy. La presentación y las múltiples recetas de su autora son increíbles. Entrad y deleitaros con sus recetas, pero mejor hacerlo con la barriga llena si no queréis morir de gula en el intento. Vaya pinta!

El sabor a vainilla Bourbon se nota ligeramente al final, ya que tiene bastante queso. Una cheesecake nada típica para sorprender a los amantes de este dulce.

INGREDIENTES

Para la tarta de queso:

  • Masa Filo. (Es más fácil de encontrar en supermercados, aunque en Cupcakelosophy utilizan otra).
  • 2 cucharadas de harina
  • 250 g de azúcar
  • 900 g de Philadelphia
  • Una cucharadita de esencia de vainilla
  • Semillas de una vaina de Vainilla Bourbon (LIDL, El Corte Inglés,Carrefour).
  • 4 cucharadas de nata para montar
  • Una cucharada de zumo de limón
  • 3 huevos
  • Una yema
  • Media cucharada de agua
  • Media cucharada de Maizena

Para la crema de arriba:

  • Media cucharadita de esencia de vainilla
  • 16 g de Mascarpone
  • 200 mL de nata para montar muy fría
  • 3 cucharadas soperas de azúcar glas

Además necesitaremos:

  • Un molde desmontable
  • Algo de decoración. Yo opté por los fideos de chocolate, como en la receta original. Para qué cambiar si así estaba tan ideal…!?!?

PREPARACIÓN

  1. Engrasamos el molde desmontable y a continuación lo forramos con la masa filo. Horneamos 15 minutos hasta que esté ligeramente dorada.
  2. Batimos la Philadelphia hasta que esté cremoso. Añadimos el azúcar y batimos durante unos 3 minutos.
  3. Incorporamos los huevos con la yema previamente batidos, las semillas, el zumo, la harina y la nata. Batimos bien hasta que esté todo bien unido.
  4. Deshacemos la Maizena en agua y agregamos a la masa anterior.
  5. Metemos en el horno precalentado a 180ºC durante unos 45 minutos bajando la temperatura a 170ºC una vez metamos la tarta en el horno. Los minutos pueden variar dependiendo si queréis una textura más cremosa o más consistente.
  6. Dejamos enfriar y cuando esté templada taparla con film transparente unas 8 horas.

...Unas horas antes de ser servida, hacemos la crema de arriba:

  1. Montar la nata. Debe estar muuuuuuuuuy fría. Cuando ya esté casi lista, añadir el azúcar, el queso y la vainilla hasta que la nata tenga bastante consistencia.
  2. Aplicamos con espátula sobre la tarta.
Con la crema recién hecha

Con la crema recién hecha

Un consejo buenísimo que no sabía y que me he enterado también por este blog: Lavar previamente con agua caliente el cuchillo con el que se va a cortar la tarta. De esta forma los cortes serán más limpios!

El corte bastante limpio después de este gran truco

El corte bastante limpio después de este gran truco

Voy a seguir pensando en bases de bizcochos para el cumple de mi sobrina, que este mes cumple su primer año de vida y tengo que estar a la altura :)

Torta di riccotta e crocante

21 mar

Las Fallas 2013 han llegado a su fin… Este año no las he podido disfrutar como otros, no obstante he podido ver la mayoría de los monumentos de la sección especial y observar cómo cambia la ciudad por la mañana y por la noche. Las Fallas diurnas también están bien, pero espero poder combinarlas con alguna nocturnidad en 2014, si mi estómago me deja. Sin embargo no todo es negativo, el médico digestivo me ha dado una lista de alimentos que puedo comer y en ellos se incluyen los bizcochos y las tartas de queso!! Por lo tanto, puedo seguir catando los postres que vaya haciendo, así le haré un favor a mis padres que en un mes hay boda en casa y teniendo dulce día sí día también se está complicando el caber en una talla menos de traje…

Detalle de las fallas municipales

Detalle de las fallas municipales

El manto de la Virgen de los Desamparados

El manto de la Virgen de los Desamparados

El lunes fui a hacer unas compras a Alcampo, estaba paseándome por sus lineales, que dan gusto con tanta variedad, cuando me topé con el de quesos y cual mi sorpresa al encontrar uno de los ingredientes más esperados en mi nevera, la RICCOTTA!! Llevaba tiempo buscándola y ya había perdido la esperanza de encontrar una buena-bonita-barata ya que en las tiendas gourmet italianas la tienen pero con lo que vale prefiero comprarme la tarta directamente hecha! Algunos pensaréis que vaya tontería pudiendo utilizar requesón, pero no, yo quería riccotta fresca alguna vez y la conseguí.

La verdad es que me supero a mi misma cuando me emociono con estas cosas. En fin, cada uno encuentra la felicidad en un sitio, no? Yo di con ella en Alcampo el lunes, sin desmerecer las situaciones de mi día a día que también me hacen sonreir!

Y después de poneros en situación allá va la tarta de riccotta con crocante que he preparado con mi querido ingrediente estrella.

INGREDIENTES:

  • 300g de riccotta fresca (Vale va, podéis sustituirlo por requesón… )
  • 3 yogurts naturales
  • 3 huevos
  • 50g de harina
  • 150g de azúcar
  • Mantequilla para el molde
  • Almendras crocanti al gusto

PREPARACIÓN:

  1. Mezclar en un bol la riccotta, los yogurts, los huevos, la harina, el azúcar y batir hasta conseguir una crema fina.
  2. Verter esta masa en un molde redondo no muy grande, yo la puse en un molde ancho y bajito y la tarta me ha salido demasiado fina.
  3. Meter en el horno precalentado a 175ºC durante 35-40 minutos. Espolvorear el crocanti por encima recién sacada del horno. Dejar enfriar  y después, meter en el frigorífico y servir bien fresquita
Primer plano de la torta

Primer plano de la torta

Creo que ha valido la pena conseguirla. Probadla a hacer con requesón y me contáis que tal sale. Queda muy compacta y fresca. Lo mejor, que me recuerda a los postres probados en mi queridísima Italia!

Ciao belli!