Archivo | Panes RSS feed para esta seccin

Roscón de Reyes

2 ene

Primero de todo… FELIZ AÑO!!!

Espero que terminarais el año muy bien y lo comenzarais mejor aún :)

Hoy además tenemos algo más que celebrar, el origen de Raquel hazme un pastel; sí, yo homenajeo todo y así me invento un plan o postre para festejar :). Volvíamos de pasar una accidentada Nochevieja en la Puerta del Sol y en el coche surgió la idea en la que derivó después el blog!

Pondría una receta más festiva, pero ya estamos a 2 de Enero y lo que toca ahora es preparar los ingredientes para el famoso Roscón de Reyes. Lo he hecho de dos formas distintas, pero me quedo con la versión de Webos fritos, que gustó mucho en la comida de Reyes del año pasado. En mi familia no somos muy fans de la fruta confitada, y por extensión del roscón al parecernos demasiado seco. No obstante, este no tiene nada que ver con algunos que venden en algunos supermercados y hemos pasado de rechazarlo a esperar el día de Reyes con ganas, y no sólo por los regalos…

Seguid estos pasos y ya veréis cómo a partir del día 6 me dais la razón!

INGREDIENTES

Masa madre:

  • 70 g Leche
  • 10 g Levadura fresca
  • 130 g Harina de fuerza
  • 1 cucharadita de azúcar

Masa del roscón:

  • 60 g leche
  • 2 huevos
  • 70 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 450 g harina de fuerza
  • 20 g levadura fresca
  • 2 cucharadas de aroma de azahar
  • Una pizca de sal
  • 120 g de azúcar glas
  • Ralladura de una naranja
  • Ralladura de medio limón

Decoración:

  • Un huevo batido
  • Azúcar humedecido con unas gotas de agua
  • Frutas confitadas al gusto
  • Almendras laminadas (opcional)

PREPARACIÓN:

Masa madre:

  1. Deshacemos la levadura en leche templada. Mezclamos con los demás ingredientes y formamos una bola.
  2. La ponemos en un bol con agua tibia. Esperamos a que flote, unos 10 minutos aproximadamente, para que pueda ser utilizada en la masa principal.

Masa del roscón:

  1. Desmenuzamos la levadura en leche templada y tamizamos la harina.
  2. Hacemos un volcán para mezclar los ingredientes. Para ello, pondremos la harina encima de la mesa de trabajo y haremos un agujero en el centro con el puño. Incorporamos los ingredientes en el centro con cuidado de que no se nos destruya el volcán.                                                                                                                              
  3. Si os parece más sencillo, podéis poner la harina en un bol e incorporar los demás ingredientes intentando amasar de fuera hacia dentro. También incorporaremos la masa madre a esta mezcla de ingredientes.
  4. Ponemos esta mezcla sobre la mesa de trabajo en la que previamente habremos puesto un poco de aceite, al igual que en nuestras manos. Amasamos de fuera hacia dentro.
  5. Cuando nuestra masa ya esté homogénea y elástica, hacemos una bola y colocamos en un bol tapado con film transparente. Esperaremos a que doble su volumen durante unas 5 horas, mínimo. Dejaremos este bol en un lugar alejado de corrientes de aire. Si os sirve, yo la dejo dentro del horno apagado.
  6. Una vez haya aumentado su tamaño, dividimos la masa en dos y les damos forma de bola (También se puede hacer una bola grande si se prefiere solo un roscón grande en vez de dos medianos). Dejamos reposar la bola 5 minutos.
  7. Una vez pasados estos minutos, les damos forma de roscón. Introducimos los dedos en el centro de la bola y vamos agrandándolo. Es mejor que hagamos un agujero grande ya que aún tendrá que levar más y si lo hacemos muy pequeño no tendrá la característica forma de roscón, será más tipo panquemao valenciano :p. Una vez hecha la forma los situamos en una lata de horno en la que previamente habremos puesto papel vegetal.
  8. Dejamos reposar hasta que vuelva a doblar su volumen. Unas dos horas apróximadamente.
  9. Pintamos con huevo batido con mucha delicadeza, ya que si lo hacemos con demasiada energía no obtendremos el resultado esperado. Adornamos con las frutas confitadas, azúcar humedecido (yo utilicé azúcar glas después y tampoco quedó mal) y las almendras (opcional).
  10. Introducimos en el horno precalentado a 200ºC. Horneamos entre 15 y 18 minutos a esta temperatura. Una vez transcurrido este tiempo la bajaremos a 18ºC los últimos 10 minutos de cocción. Y ojo! Si vemos que se nos está tostando más de lo que queremos, pondremos una hoja de papel de aluminio por encima y asunto arreglado.
  11. Dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez frío, lo rellenamos al gusto. Lo más común es de nata y trufa, aunque solo o con crema pastelera tampoco está nada mal.
Así me quedó el roscón el año pasado

Así me quedó el roscón el año pasado

roscon

Si lo rellenáis de nata o trufa, no olvidéis esconder un haba y un muñequito. Supongo que sabréis la historia, pero os la cuento por si acaso. A quién le toca el haba paga el roscón, bueno esto si lo compráis, si lo hacéis vosotros no creo que le cobréis a ningún miembro de vuestra familia jiji. Si os toca el muñeco seréis los Reyes! Esto es lo que pone en la explicación de los roscones de las tiendas, pero bueno, vuestra imaginación os dirá :)

Si tenéis alguna duda, ya sabéis donde encontrarme. En la cocina, por e-mail, por el Facebook o comprando algún regalito que aún me falta. En mi casa han sido todos buenos, yo incluida, así que todos se merecen su detallito de Reyes.

Disfrutad de la receta y no gastéis mucho que en menos de una semana ya están aquí las Rebajas 😉

Pan de queso y aceitunas

28 may

Ya he visto en la encuesta que he hecho a través de mi página de Facebook que sois fans del queso, o al menos de las tartas que lo incluyen. No me extraña, yo soy seguidora fiel de este lácteo, exquisito en todas sus vertientes. A palo seco, con pan, en dulce, para acompañar comidas…Me encanta! Si os enteráis de alguna cata que hagan me avisáis, haced el favor, que no me la quiero perder!

Esta va a ser la segunda vez que os presente una receta salada que incluya queso, pero es que con este ingrediente me aseguro por lo menos un buen sabor. Esta receta la saqué de una revista que muchos de vosotros tendréis, la Delicias al Horno, del primer número concretamente, típico fascículo que todos compramos para probar. Me resultó interesante, pero la verdad  es que no me apetece hacer colecciones de nada que al final es un “sacacuartos” y no está el horno para bollos (y nunca mejor dicho).

La receta está modificada por no tener algunos de los ingredientes o por querer poner más de otros y compensar. A la próxima le añado más queso que nunca sobra :)

INGREDIENTES:

  • 75 g de aceitunas sin hueso
  • 75 g de pimientos asados o de piquillo ( de bote de cristal)
  • 1 cucharada de tomillo
  • 125 g de parmesano rallado
  • 350 g de harina
  • 2 cucharaditas de levadura Royal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de sal y pimienta negra
  • 2 huevos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 300 mL de leche
  • Un yogurt natural

DECORACIÓN Y UTENSILIOS:

  • Molde de silicona rectangular
  • 1 huevo batido
  • Tiras de pimiento

PREPARACIÓN:

  1. Precalentamos el horno a 180ºC. Untamos el molde con mantequilla y espolvoreamos con harina.
  2. Picamos las aceitunas y los pimientos. Rallamos el parmesano.
  3. Tamizamos la harina junto con la levadura y el bicarbonato en otro cuenco.
  4. Batimos los huevos en un recipiente aparte. En otro, hacemos lo mismo con la leche, el yogurt y el aceite de oliva. Espolvoreamos la sal y la pimienta negra. A continuación agregamos los huevos y batimos.
  5. Mezclamos las aceitunas, el pimiento, el tomillo y el queso con la harina. Hacer un hueco en el centro y vertemos la mezcla de la leche y huevos hasta obtener una pasta espesa y pegajosa.
  6. Extendemos la mezcla en el molde con la ayuda de una espátula.
  7. Alisamos la parte superior del pan y pintamos con huevo batido. Decoramos con el pimiento. Horneamos el pan durante 40-45 minutos y comprobamos que la mezcla haya subido por el centro. Comprobamos además con un palillo o cuchillo para ver si sale limpio.
  8. Mantenemos el pan en el molde durante 10 minutos. Luego lo dejamos en una rejilla para que se termine de enfriar.
Aspecto recién sacado del horno

Aspecto recién sacado del horno

Rebanada un poco grande, la mía!

Rebanada un poco grande, la mía!

Este pan se puede servir a rebanadas durante una comida o cena. Es un excelente acompañamiento y si sobra, que no va a ser el caso, se puede calentar y servir tipo tostas al día siguiente. Los ingredientes pueden variar dependiendo del gusto de cada uno, yo acabo de pensar que aparte de más queso, la próxima vez le pondré también aceitunas negras y otras hierbas como el romero que le darán un toque super bueno. Es una receta muy mediterránea ya que incluye algunos de los alimentos básicos en nuestra dieta diaria. Así que quitaos los prejuicios de que comer pan engorda y pensad lo que realmente es, muy saludable!

Josele, va por ti 😉 Perdón por la espera!!