Archivo | abril, 2014

Torrijas de leche merengada

23 abr

Felices Pascuas!

Llego un poco tarde, pero como dice el refrán nunca es tarde si la dicha es buena. Además, yo este año, hasta que vuelva a tener curro, tengo vacaciones escolares así que para mi, siguen siendo Pascuas hasta el lunes de San Vicente!

Algunos de vosotros ya habréis empezado la operación post-semana Santa o más conocida como “Operación bikini”, pero bueno, aquí estoy yo para volver a engancharos al dulce, aunque sea para un bocado.

El año pasado subí una receta de torrijas de vainilla que me gustó bastante hacer. Solo con añadir un poco de vainilla, obtuvimos un toque de sabor distinto a las que hemos tomado alguna vez (o varias veces, depende de si estáis en una familia cocinitas). Tal fue mi amor por esta receta, que este año he decidido no cambiarla demasiado, optando por la leche merengada. El toque de limón y canela quedó genial, y la verdad es que poco eché de menos las anteriores…

La leche merengada la compré hecha porque no estaba en casa y en la cocina en la que estaba no tengo mucho espacio de maniobra, y más cuando se acerca el mediodía o la hora de la cena. Utilicé la del brick azul de la marca RAM, que venden en Consum y en la mayoría de supermercados. Tuve bastante con 1L y aún así me sobró un poco, pero todo depende de la cantidad de torrijas que queréis que os salgan. A mi con la receta que os voy a poner me salieron unas 20 unidades… Vamos, que nadie se libró de su ración “torrijera”.

La leche merengada que utilicé

La leche merengada que utilicé

 

INGREDIENTES:

  • 20 rebanadas de pan especial para torrijas/pan bombón (También con pan normal, depende de cómo os gusten. Luego explico este punto).
  • Una cucharada de azúcar
  • 1 L de leche merengada
  • 3/4 Huevos
  • Aceite de oliva (500g aprox)
  • Azúcar y canela para espolvorear

PREPARACIÓN:

  1. Cortamos las rebanadas de pan, si no están ya cortadas previamente, de un dedo de grosor.
  2. Vertemos el aceite en una sartén honda y calentamos en el fuego.
  3. Mientras, ponemos la leche merengada en un bol y añadimos una cucharada de azúcar. Introducimos los huevos en un recipiente algo más pequeño que el bol, y batimos.
  4. Cuando el aceite ya esté caliente, empezaremos a freir las torrijas. Cogemos una rebanada, la bañamos en la leche, la pasamos por el huevo y freimos. Haremos esto con todas las rebanadas de pan. (OJO! Es importante que no bañemos en exceso el pan con la leche  ya que sino se reblandecerá y posteriormente, se destruirá haciendo entonces buñuelos de pan en vez de torrijas..) Si mojamos alguna torrija y aún no hay sitio en la sartén para freirla, la reservaremos en un plato antes de pasarla por huevo y freir.
  5. Conforme vayamos sacando las torrijas de la sartén, dejar escurrir en una fuente con papel absorbente. A continuación, espolvorear con azúcar y canela. Esperar a que se enfríen un poco y listas para degustar!

 

torrijas

 

Como ya habéis visto, no son nada complicadas de hacer y están buenísimas. Ya os decía yo un día, que a mi me sabe mejor lo que está hecho de una forma tan rústica y sencilla, que me sabe más auténtico. Con las torrijas igual, aparte que es algo que he tomado de toda la vida.

 

En cuanto a lo del tipo de pan para hacerlas hay varias opciones. Como las torrijas son típicas de esta época, muchas son las panaderías y supermercados que aparte de monas y huevos de pascua, venden pan especial para hacerlas. Es parecido al pan de molde, pero con la miga más dura y con la corteza muy fina. La verdad es que así salen muy tiernas y se impregnan mucho mejor de todo el aroma. No obstante, si queréis aprovechar pan de días anteriores que sabéis que ya no vais a utilizar, también es una muy buena opción, que la vida no está como para tirar comida. Salen muy ricas igual y es una opción rápida y nutritiva para desayunar o merendar.

A mi ya no me quedan así que voy a ver si tengo algún pan por casa que no quiera nadie… :$

 

 

 

torrijasprimerplano

Bizcocho de nata con nueces

10 abr

“La primavera la sangre altera” o eso dicen… Yo creo que lo que altera es la alergia. Los síntomas de que venía cargadita de polen ya los iba notando, pero ahora en plena estación ya los siento y los “requetesiento”.Debido a esto, mi cabeza, mi nariz, mis ojos – y en definitiva- el cuerpo entero han decidido aliarse en mi contra y dejarme con muy poca energía. Pero vamos, que tal y como soy yo, poco pueden conseguir porque aunque pase tardes en casa intentando descansar, mis ganas por meterme en la cocina superan con creces todo lo demás dando lugar a bizcochos como el que os traigo hoy. Muy sencillo y esponjoso hasta decir basta. Las nueces le dan un toque aún más sabroso!

No sabría deciros cuanto dura en su máximo esplendor, antes de acabar la tarde se esfumó..

 

 

bizcocho nata

 

INGREDIENTES para 8 personas:

  •  150 g Azúcar
  • 3 huevos L
  • 200 g Harina
  • 200 mL de Nata (sirve la de cocinar)
  • 1 sobre de Levadura Royal
  • Una pizca de sal
  • 40 g de Nueces

 

  • Molde de 25 cm/ mantequilla para engrasarlo

 

ELABORACIÓN:

  1. Precalentar el horno a 180ºC
  2. Pesar y preparar todos los ingredientes. Tamizar la harina con la levadura y la sal. Engrasar el molde.
  3. Batir los huevos con el azúcar hasta que blanqueen.
  4. Añadir la nata 
  5. Introducir la harina/levadura/sal con cuidado para que no se nos baje el batido anterior y a continuación incorporar las nueces y mover muy poco hasta que estén más o menos repartidas por toda la masa.
  6. Verter la mezcla en el molde, previamente engrasado, y cocer en el horno unos 20-30 minutos.

 

 

Fácil, verdad? Pues no veáis lo bueno que está!!! A mi me supo a gloria y creo que no solo por haberme tirado todo el día en casa…

 

Meriendas así alegran la tarde

Meriendas así alegran la tarde

 

 

Y va, voy a revelaros algo que si no os lo cuento me da algo! En breves, habrá un cambio en Raquel hazme un pastel. Estad atentos! 😉