Archivo | octubre, 2013

Cinnamon Rolls

22 oct

Este dulce se convirtió en mi adicción nada más degustarlo. Busqué la receta por toda la red y haciendo una mezcla de todas me salieron unos rollitos algo pequeños, pero bastante conseguidos de sabor. La verdad es que no sé si la canela tendrá algo que ver, pero aquellos que pudieron probar uno se quedaron con ganas de alguno que otro más (aquí me incluyo). Fue una de las publicaciones más vistas en Facebook desde que abrí la página del blog. Me alegra de que os gusten,al menos, las fotografías :p  Espero volver a tener tiempo dentro de poco para volver a la “Operación cinnamon rolls”, la verdad es que fue todo un placer terrenal sentir el aroma de canela por toda la casa durante aquella tarde. Solo por eso, valdría la pena repetirlos!

Ahora os dejo la receta, pero con una condición, que leáis lo que os propongo al final del post 😉

INGREDIENTES:

Para la masa…

  • 250 g de harina de fuerza
  • 10 g de levadura fresca
  • 100 g de mantequilla derretida
  • 130 mL leche templada
  • 1 huevo
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita de café de Esencia de vainilla

Para el relleno…

  • 4 cucharadas de mantequilla a temperatura ambiente
  • 60 g de azúcar moreno
  • 1 cucharada de canela

Para el glaseado…

  • 120 g de azúcar glas
  • 2 cucharadas de leche

PREPARACIÓN:

  1. Primero hacemos la masa. Mezclamos la harina, previamente tamizada; una pizca de sal y la levadura.
  2. Le añadimos, poco a poco, la mantequilla, que habremos derretido previamente en el microondas, y amasamos con ayuda de las manos. Cuando la masa esté bien unida, se le agrega la leche, el huevo, la esencia de vainilla y seguimos amasando con las manos.
  3. Cuando la masa esté compacta, hacemos una bola, la colocamos en un bol y cubrimos con film transparente. Dejamos fermentar 1 hora y media aproximadamente, hasta que aumente su volumen.
  4. Mientras crece la masa, podemos ir haciendo el relleno de los rollitos y el glaseado: Para el relleno, mezclamos, con ayuda de una espátula, la mantequilla con el azúcar moreno y la canela. Para el glaseado mezclamos la leche junto el azúcar.———-
  5. Una hora y media después-2 horas, comprobamos que la masa ya esté lista. La estiramos en una mesa o superficie limpia previamente enharinada con ayuda de un rodillo. A este también le añadimos un poco de harina para que la masa no se nos pegue. La estiramos intentando dejar una forma rectangular y cubrimos con el relleno de canela.
  6. Enrollamos la masa y cortamos rebanadas de 2 o 3 cm de grosor.
  7. Precalentamos el horno a 180ºC
  8. Disponemos los rollitos de canela en una fuente o lata de horno previamente engrasada y metemos al horno unos 30 minutos, hasta que estén dorados.
  9. Una vez los sacamos del horno pintamos con el glaseado y… listos para ser devorados!

Como habréis visto, no es una receta sencilla, pero con paciencia, una caña y la curiosidad del porqué son tan adictivos los tendréis en vuestra mesa en menos que canta un gallo.

Los rollitos recíen sacados del horno

Los rollitos recíen sacados del horno

Primer plano

Primer plano

Bueno bueno, no alargo más. He aquí lo que os tenía que comentar:

Se acerca época de cumpleaños; entre ellos, el mío, así que me sería de gran ayuda recibir propuestas en forma de TARTA. Tengo ya alguna que otra idea en mente, pero este blog se escribe gracias a la motivación que me dais para seguir haciendo lo que me gusta. Sería un placer poder hacer un pastel propuesto por vosotros. Os animáis? Tendré en cuenta todas vuestras ideas que, además, se acerca época de eventazos!

Espero vuestras propuestas… Un abrazo!

Quiche Lorraine

11 oct

Octubre es uno de mis meses favoritos. Este año está siendo mucho más movidito que los años anteriores, y así seguirá, aunque la verdad es que me sigue gustando. En Valencia hay una temperatura perfecta, es mi aniversario, el día de la Comunidad Valenciana… Y una larga lista de etcéteras que le hacen ser mi mes más especial.

Como algunos de vosotros sabréis, si me seguís en la página de Facebook de Raquel hazme un pastel, el pasado 24 de Spetiembre comencé el Grado Medio de Panadería, repostería y confitería. Siempre estaba pendiente de hacer cursos esporádicos de pastelería hasta que al final me decidí a estudiarlo en serio. Estoy muy contenta de poder hacer lo que me apasiona. Estoy muy motivada y con ganas de aprender, que aún me queda mucho para ser una pastelera como tal. De momento sólo he podido ir a una práctica, pero cuando encuentro un hueco hago en casa las recetas que se realizan en clase. Dicho taller tuvo como objetivo aprender a cocinar una Quiche Lorraine, que es lo que os voy a enseñar hoy en el post.

Ahora mismo tengo una masa esperándome en la cocina, así que la tengo en la cabeza. Allá va!

INGREDIENTES

Para la masa quebrada:

  • 225 g de harina – y un poquito más para estirar la masa-.
  • 125g de mantequilla a temperatura ambiente  – ó 2 minutos en el micro en modo descongelación-.
  • 1 huevo
  • Una pizca de sal

Para el relleno:

  • 175g de nata para cocinar (Los minibricks de 200mL pesan justo eso, para que os orientéis).
  • 2 huevos
  • 150 g de jamón york*
  • 150 g de queso*

*Estos ingredientes pueden variar al gusto de cada uno, estos son los que utilicé en clase. El queso que usé fue rallado emmental y quedó bastante bien . Esta vez igual le pongo otro, pues ya es bien sabida mi afición por los quesos. Por probar que no quede! 

UTENSILIOS

  • Un molde de unos 24 cm apróx. A poder ser desmontable

ELABORACIÓN

Masa quebrada:

  1. Mezclamos la harina junto la mantequilla y amasamos. Añadimos la pizca de sal. Una vez esté bien amalgamado, le añadimos un huevo y seguimos amasando hasta que la mezcla ya no esté pegajosa.
  2. Hacemos una bola y dejamos reposar en la nevera durante 1 hora.

Relleno:

  1. Una vez pasada esta hora, enharinamos el banco/ la mesa, que tienen que estar bien limpios, y ponemos un poco más de harina sobre nuestra masa quebrada. La estiramos con un rodillo hasta que esté bastante lisa (Más o menos lo sabréis cuando veáis que tiene ya el tamaño del molde que tendremos preparado).
  2. Precalentamos el horno a 190-195ºC
  3. Levantamos la masa con ayuda del rodillo y forramos con ella nuestro molde. Si éste es muy alto, tendréis que cortarla un poquito menos de la mitad. Si el molde es bajo, basta con que repaséis los bordes para dejarlo todo al ras de las paredes de dicho recipiente.
  4. Incluimos el queso y el jamón york dentro de la masa quebrada.
  5. Mezclamos la nata y los huevos justo antes de meter la quiche al horno durante 30 minutos.
  6. Pasada la media hora, la sacamos del horno y esperamos a que se enfríe para desmoldarla.

He de deciros que tenía bastante prejuicio con las quiches al pensar que llevaban 3 kg de bechamel más que otra cosa. Al hacerla me he dado cuenta de que me equivocaba bastante. Es una pieza de repostería salada muy rica tanto para un tentempié como para una comida o cena. De hecho la de hoy es para llevármela a casa de unos buenos amigos, ya que me encantó el resultado.

Hay formas menos artesanales, pero más rápidas de hacerla, como comprar la masa brisa o quebrada directamente en el supermercado y después añadirle los ingredientes del relleno. Eso sí, yo una vez le he cogido el punto, prefiero esperarme una hora a que repose la masa.

…. Y es que como siempre os digo, donde haya una receta con productos naturales y frescos, que se quiten todos los conservantes, colorantes y sustancias dudosas que venden por ahí ; que no os engañen!

Os dejo parte del reportaje fotográfico del pasado martes. Hasta mi próximo rato libre!! 😉

Justo antes de hincarle el diente

Justo antes de hincarle el diente

Mi nuevo look

Mi nuevo look

Os hace una porción?

Os hace una porción?