Archivo | junio, 2013

Bizcocho de té chai (Chai tea cake)

13 jun

Me encanta el té. Da igual qué hora del día sea, pega con todo y en cualquier momento. Los hay tradicionales, con y sin teína, con sabores extravagantes y algunos más insípidos, de distintos colores… El mundo de los tés es muy amplio, por eso os invito a conocerlo a los que le hacéis más ascos, y a seguir descubriéndolo a los que como yo, nunca se cansan de probar una nueva variedad. Esta vez coge una forma distinta a la que estáis acostumbrados, algo más dulce y compacta. Me apetecía probar mi desayuno de cada día en el interior de un esponjoso bizcocho, a continuación os mostraré el resultado. Fue más sencillo de lo que pensaba, aunque no quedó dulce del todo (aviso para los más empalagosos). He pensado en rellenarlo de dulce de leche o una mezcla más rica en azúcar la próxima vez que lo haga. Tengo conejillos de indias a los que seguro les encanta la idea :)

INGREDIENTES:

  • 130 g de azúcar
  • 220 g de harina
  • 3 huevos
  • 1 sobre de Levadura Royal
  • 125 g de leche
  • 1 sobre de té chai (Yo usé marca Hornimans)
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • 3/4 aceite de girasol/semillas
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Azúcar glass para decorar
  • Un puñadito de nueces

PREPARACIÓN:

  1. Calentamos la leche con el té y dejamos reposar para que coja todo el aroma. Mientras, batimos los huevos con el azúcar y añadimos a la mezcla el aceite, el sirope de arce, la leche ya aromatizada, la esencia de vainilla y la canela.
  2. En otro bol aparte mezclamos la harina con la levadura e ir añadiendo poco a poco a la otra mezcla. Añadimos entonces las nueces.
  3. Vertemos en un molde engrasado y metemos al horno precalentado a 180ºC durante 35-40 min.
  4. Dejar enfriar y sacar del molde. Espolvorear con azúcar glass.

NOTA: Yo lo hice en un molde cuadrado. Más o menos cabe lo mismo que en un molde plumcake.

Porción de la chai tea cake

Porción de la chai tea cake

Lo que veis arriba del bizcocho no son flores secas, sino el té del amor que me trajo mi hermana de su viaje a Estambul. Lo aromatizó mucho y le da un aspecto muy rústico. Si es que ya os lo decía antes… Donde esté un buen té que se quite la cafeína!

Aquí se plasma mejor la decoración

Aquí se plasma mejor la decoración

VIVA LA TEÍNA!! :) :) :)

Bizcocho de queso fresco con nueces

5 jun

Hace algunos meses cociné un bizcocho Philadelphia., algunos lo veríais a través del Facebook. En ese momento no pude subirlo al blog, pero me hacía ilusión enseñaroslo por lo cremoso y poco pesado que resulta. Pues bien, no encuentro la receta por ninguna parte y como la paciencia no es una de mis virtudes, decidí buscar uno con características similares. De esta forma di con Comidinas de la abuela, un blog que comparte conmigo lo de recetas tradicionales muy de yayas. Me ha gustado lo que he visto así que no os extrañe si algún día vuelvo a hacer alguna de sus creaciones! Este bizcocho triunfó bastante (por algo será…)

Hice un poco de trampa con el queso fresco, ya que quería gastar lo que me quedó de Mascarpone del frosting de queso que le hice a las magdalenas de zanahoria y canela de la semana pasada. Lo mezclé con Philadelphia porque no tenía bastante y no se notó demasiado la diferencia.

INGREDIENTES:

  • 250 g de queso fresco
  • 125 g de azúcar
  • 125 g de harina de repostería
  • 100 mL de aceite de semillas o girasol
  • 4 huevos
  • 1 cucharada de bicarbonato
  • 1 cucharada de levadura Royal
  • Ralladura de naranja
  • 50 g de nueces peladas
  • Agua y azúcar glass para el glaseado

PREPARACIÓN:

  1. Batimos los huevos y el azúcar hasta que doble su volumen. Le añadimos el queso, la ralladura de naranja y el aceite. Batimos muy bien.
  2. Añadimos la harina con la levadura y el bicarbonato. No dejar grumos.
  3. Engrasamos el molde, yo utilicé el del agujero en medio, y vertemos la masa. Añadimos las nueces.
  4. Metemos en el horno precalentado a 180ºC 30 minutos apróx.
  5. Mientras, hacemos el glaseado. Ponemos bastante azúcar glass disuelto en 3 cucharadas de agua. A mi no se me quedó igual de blanco que en el blog que consulté, pero se quedó brillante y le daba un bonito aspecto.
  6. Comprobamos que no manche el cuchillo/palillo y entonces sacamos y ponemos sobre él la mezcla del azúcar glass.
También queda bien de macetero

También queda bien de macetero

Así queda por dentro

Así queda por dentro

 

Aunque sea bizcocho, se puede tomar como postre sin resultar empalagoso ya que su sabor es suave. Ya se va acercando el verano y voy a tener que pasar a hacer postres semifríos o helados. Ya veremos cómo se me da, que yo soy más de horno!!